Fiscalía avanza en aclarar homicidio de dos líderes indígenas, presuntas víctimas del ELN

0

 

La Fiscalía General de la Nación exhumó los cuerpos de 2 líderes indígenas de la etnia Embera Dóvida, cuyos cuerpos fueron recuperados, con el apoyo del Ejército Nacional, en el Alto Baudó (Chocó). La entrega a sus familiares se hará en ceremonia especial.

El 12 de septiembre de 2014 fueron asesinados Emilio Pacheco Durán, presidente de la Organización Indígena del Chocó (OICH), y Miguel Becheche, presidente de la Asociación de Cabildos Indígenas del Alto Baudó (Aciab), cuando se desplazaban en dos embarcaciones diferentes por el río Apartadó para participar en una reunión de líderes indígenas en el sector de El Morro, en Chocó.

De acuerdo con las investigaciones que adelanta la Dirección de Fiscalía Nacional Especializada de Derechos Humanos y DIH, con el apoyo de la Comisión de Asuntos Indígenas, creada a mediados del 2014 por el ahora Fiscal General de la Nación (e), Jorge Fernando Perdomo, los indígenas fueron interceptados por miembros del Frente Resistencia Cimarrón, del Ejército de Liberación Nacional (ELN), obligados a bajarse de las canoas y posteriormente asesinados por ser supuestamente informantes del Ejercito.

La primera víctima, Pacheco, fue llevado a un sitio llamado Amparadó, donde lo obligaron a caminar 15 metros antes de que al parecer ellos lo mataran frente a sus acompañantes. Luego, el cuerpo fue arrojado junto a un árbol en el sector de El Morro. A Becheche lo llevaron a un sector cercano a La Playita. Allí fue asesinado y su cadáver cayó al rio Baudó. Al día siguiente, la comunidad logró recuperar su cuerpo y ambos líderes fueron inhumados bajo sus rituales. Emilio en el sector El Morro y Miguel en Puerto Alegre.

El Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), con apoyo del Ejército, y luego de tres intentos fallidos de ingreso al territorio desde agosto del 2015, por razones climáticas y de orden público, efectuó entre el 8 y el 16 de mayo de 2016 la diligencia de exhumación de los cadáveres de los dos líderes indígenas.

Los cuerpos fueron trasladados al laboratorio del Instituto Nacional  de Medicina Legal y Ciencias Forenses en Medellín para realizar la necropsia, identificarlos plenamente y expedir el respectivo registro de defunción.

En un mes, la Fiscalía espera realizar una entrega digna de los cuerpos a sus familiares en el sector del Alto Baudó, donde habita la comunidad Embera Dóvida (hombre de río, en lengua Embera), que históricamente ha sido la que más ha padecido el escalamiento del conflicto armado, por las disputas entre las bandas criminales para adquirir el control territorial debido al avance de los cultivos de uso ilícito y la minería criminal, que ha aumentado en los últimos años. Esa situación generó desplazamientos masivos hacia los municipios de Pizarro, Medio Baudó y Quibdó, entre otros.

A raíz de estas dos muertes, 29 personas fueron desplazadas de sus tierras y se encuentran protegidas por la Unidad Nacional de Protección (UNP). Los delitos que les imputarán a los partícipes de estos hechos son homicidio en persona protegida, desaparición forzada, desplazamiento forzado y terrorismo.

No hay comentarios

Dejar respuesta