Colectivos de Apartadó mostraron avances a comunidad internacional.

0

Cooperantes internacionales que aportan para los procesos de reparación colectiva en el país realizaron un recorrido por Pueblo Bello, en Turbo, y la Chinita, en Apartadó, para conocer el impacto de los proyectos en estas comunidades.

Una comisión de organizaciones cooperantes realizó un recorrido por los sujetos de reparación colectiva de Pueblo Bello, en Turbo, y La Chinita, en Apartadó. Fue una oportunidad para que los colectivos pudieran dar a conocer ante estamentos internacionales las experiencias y avances obtenidos a través del proceso de reparación colectiva en parte apoyados por estos recursos.

Delegados de Canadá, Noruega, Suecia, Irlanda, Inglaterra y Tanzania y representantes del Fondo para la Consolidación de la Paz de Naciones Unidas estuvieron en las comunidades. Los acompañaron la subdirectora de reparación colectiva de la Unidad para las Víctimas, Juanita Ibáñez, y la directora de la territorial Urabá Darién, Elizabeth Granada Ríos.

El recorrido inició en Pueblo Bello, corregimiento ubicado al norte de Urabá. Allí, el comité de impulso del Plan Integral de Reparación Colectiva destacó el apoyo de la Unidad en la difusión de su historia.

“Agradecer a la Unidad habernos dado la oportunidad de ir a las ciudades capitales a contar la historia de Pueblo Bello a través del arte, porque mucha gente llegó hasta acá. Han venido a comprobar nuestro pasado. La Unidad nos ayudó a hacerlo visible no sólo a nivel nacional sino más allá de las fronteras. Eso es súper importante para volvernos a rehabilitar”, expresó Ramón García, del comité de impulso.

Los pueblobellenses acompañaron cada paso de la delegación con una narración de la memoria que guarda cada lugar emblemático del corregimiento, como el muro de la memoria y las instalaciones del Centro Social Comunitario Remanso de Paz, entre otros espacios de resignificación en los cuales comparten como comunidad.

“Una de las medidas incluye la dinamización de la economía del sujeto colectivo de Pueblo Bello. El proyecto inicia en 2014, orientado a producir tajadas de plátano, incluso para el mercado internacional. Así lo visualizamos en su momento. Después de probar otros productos, nos ubicamos en el cultivo de plátano, base de la economía del territorio” explicó a la delegación Edward Rivera, también miembro del comité de impulso.

Los integrantes de este colectivo agradecieron el apoyo recibido por parte de estas organizaciones internacionales, específicamente en la ejecución de estas formas productivas. No obstante compartieron otros retos y proyecciones a mediano plazo, en los que esperan seguir contando con este apoyo. “Exportar ha sido el objetivo, pero no ha sido fácil”. Por cambios en las normatividades y nuevos requerimientos para los productos “nos ha tocado inventar otras formas de comercializar”, agrega Rivera, quien se expresa con toda propiedad en el tema.

Al terminar el recorrido por ese corregimiento, despidieron a los delegados internacionales con una obra de teatro, en la cual los jóvenes recrean el resurgimiento de valores como el perdón, la paz, el amor, abriendo un nuevo camino para esta comunidad.

Juanita Ibañez, subdirectora de reparación colectiva en la Unidad para las Víctimas, destacó el trabajo que se ha hecho con este sujeto de reparación colectiva y agradeció las alianzas con entidades internacionales para sacar adelante los proyectos. “Por medio de estas alianzas y otras organizaciones podemos llegar a muchos más”, indicó la funcionaria, quien recordó que en este momento hay más de 620 sujetos de reparación colectiva reconocidos.

En La Chinita

Al regreso en Apartadó, los miembros de la delegación fueron recibidos por el colectivo de la Chinita, quienes los llevaron a conocer el lugar donde ocurrió la masacre del 23 de enero de 1994. Luego les presentaron las instalaciones de la recién remodelada caseta comunal, donde los clubes juveniles contagiaron con su alegría a los asistentes.

“Más que hablar de las 19 actividades que se han venido implementando como parte del plan de reparación colectiva, para nosotros es muy importante hablar de un sujeto de reparación colectiva víctimas de un hecho que nos marcó como territorio”, señaló Elizabeth Granada Ríos, directora territorial de la Unidad, quien destacó además el proceso de reparación individual que se ha seguido en la población.

“Este sujeto se caracteriza porque ha trabajado con los jóvenes para que repliquen su historia y no se repita. Lo han hecho mediante talleres, capacitaciones y cultura. Así, no solamente se ha logrado fortalecer la infraestructura sino hacer una inversión en el recurso humano que son nuestros jóvenes”, agregó Granada Ríos.

Al cerrar la jornada, Marc André, delegado del Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas agradeció a las comunidades por haberlos recibido. “Muchas gracias por contarnos su historia. Eso nos ayuda a entender lo que han vivido, lo que viven hoy y cómo en el futuro podemos continuar apoyándolos”, señaló.

No hay comentarios

Dejar respuesta