La lucha de un abogado calificado contra el ‘roscograma’ del Tribunal Administrativo del Chocó.

Ingresó a la entidad en 2009 con el cargo de citador grado cuatro y se ha postulado, sin conseguir el objetivo, a las vacantes de escribiente y oficial mayor.

El abogado de 60 años, Eleazar Ortiz, se vinculó al Tribunal Administrativo del Chocó en marzo de 2009; se quedó con la vacante de citador grado cuatro, el más bajo en el rango de la entidad. Su objetivo, desde entonces, fue ascender e inició un camino de preparación académica para poder cumplir con los requisitos que le exigían.

Primero, cursó la carrera de derecho en la Universidad Diego Luis Córdoba, en Quibdó, y recibió el título profesional en diciembre de 2015. Dos años más tarde, optó por una especialización en derecho constitucional y se presentó la oportunidad de escalar de citador a escribiente.

Ortiz obtuvo un puntaje de 94, que equivale a excelente en la Calificación Integral de Servicios para Empleados sin Funciones Jurídicas, pero no fue crédito suficiente para quedarse con el cargo. “Apunté a las oportunidades que se han presentado dentro del Tribunal, como lo fue un escribiente nominado que estaba en vacancia y se me negó la posibilidad”, señaló en declaraciones recopiladas por Noticias Uno. Y agregó que “eligen a personas con menor nivel académico, dejando en evidencia la vulneración”.

El abogado intentó ascender nuevamente este año; la entidad abrió convocatoria para el cargo de oficial mayor, que está por encima del de escribiente. Las notas sobresalientes, año tras año, y la experiencia adquirida tampoco alcanzaron, pero en esta oportunidad envió un derecho de petición al magistrado, y presidente del Tribunal, Ariosto Castro Perea para entender los motivos por los que fue descartado.

En uno de los apartados del documento, Ortiz señaló que solo él y su colega Albertina Cuesta Moreno habían obtenido el título de la carrera de derecho y, por ende, cumplían con los requisitos para quedarse con el puesto. La respuesta del Tribunal indicó que su cargo como citador de grado cuatro no le daba la posibilidad de acceder al de oficial mayor, ya que solo consideraron a las personas que tenían el cargo inmediatamente inferior, es decir el de escribiente.

Al respecto, Stella Díaz, presidenta de Asonal Judicial Chocó, le confesó a Noticias Uno que casos como el de Ortiz son comunes y obedecen a situaciones que no contemplan el mérito de los candidatos. “Existe el mismo ‘roscograma’ que existe a nivel nacional. Pura rosca ha manejado la carrera judicial”, sentenció la funcionaria.

El escenario del Tribunal Administrativo del departamento del occidente colombiano no ha puesto sus luces sobre Eleazar Ortiz, el abogado que se ha cansado de reunir argumentos, y requisitos, para lograr un mejor puesto en su profesión y que está cansado de “sentirse tan apretado y corrido al rincón”, como se lo confesó al noticiero luego de 11 años de intentos fallidos.

Vía: Infobae.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here