María Lucía Vargas transformando el dolor en acción: de desplazada por la violencia a pilar de esperanza en el primer cuerpo de bomberos voluntarios de Riosucio, Chocó.

0
192

María Lucía Vargas David, oriunda de Unguía, Chocó, ha recorrido un camino lleno de adversidades y transformación. Desplazada a los 11 años por la violencia que arrebató la vida de su padre, encontró refugio y una nueva vida en Turbo, Antioquia. Su destino la llevó a Riosucio, Chocó, en 2006, donde lo que comenzó como una visita de 15 días a su pareja se convirtió en una permanencia de 18 años, durante la cual María se ha enraizado profundamente en la comunidad.

Su viaje hacia el voluntariado comenzó tras el devastador incendio de noviembre del 2020, que destruyó cerca de 80 viviendas en Riosucio y se cobró las vidas de Rosmery Palacios Mosquera y Madrid Sofia Palacios Mosquera, tía y sobrina, respectivamente. Este trágico suceso encendió en María la determinación de qué Riosucio necesitaba urgentemente un cuerpo de bomberos para enfrentar tales desastres.

Madre de dos hijos y pareja de Emilson Blandon Fuentes, quien también ha sido víctima de la violencia, María no solo ha enfrentado desafíos personales, sino que también ha luchado por encontrar oportunidades laborales adecuadas a su formación como técnica en recreación comunitaria y normalista superior.

Decidida a marcar la diferencia, María se incorporó al primer cuerpo de bomberos voluntarios de Riosucio, Chocó, iniciando su formación en el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Riosucio-Caldas. Este cuerpo, desde su creación en 1999, ha sido esencial en el desarrollo de un modelo de formación adaptado a las necesidades de territorios étnicos vulnerables como el Chocó. Este enfoque no sólo capacita a los voluntarios en técnicas de lucha contra incendios, sino que también los prepara para manejar los desafíos sociales, ambientales y económicos que surgen en el contexto de catástrofes naturales.

La historia de María Lucía Vargas es un testimonio de resiliencia y compromiso, demostrando cómo, incluso en las circunstancias más difíciles, es posible generar un cambio significativo y positivo en la comunidad. Su liderazgo y dedicación en la primera brigada de bomberos voluntarios de Riosucio son un faro de esperanza y un ejemplo a seguir, subrayando la importancia del servicio comunitario y la solidaridad en tiempos de crisis.

 

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here