Gabriel Marrugo, líder de la Asociación de cabildos indígenas del bajo Atrato (CAMIZBA) sobrevive a un atentado en el departamento del Chocó.

0
1419

En un acto de violencia que ha sacudido a la comunidad nacional e internacional, Gabriel Marrugo, prominente miembro de la Asociación de Cabildos Indígenas del Bajo Atrato (CAMIZBA), sobrevivió a un intento de asesinato el pasado 26 de marzo. Marrugo, quien ha sido una voz vital en la lucha por los derechos de las comunidades indígenas en Colombia, fue emboscado y atacado mientras viajaba con su escolta de la Unidad Nacional de Protección cerca de la comunidad indígena de El 20. A pesar de recibir tres disparos, un chaleco antibalas le salvó la vida, aunque uno de los proyectiles logró impactarlo.

Este ataque contra Marrugo ha generado una amplia condena y ha resaltado la valiosa labor de este líder en la defensa de los bosques primarios y los derechos humanos de las comunidades más vulnerables en Colombia. Marrugo, parte de la red Guardianes del Bosque, ha jugado un papel crucial en promover la paz y el respeto a los derechos humanos en el Bajo Atrato, colaborando estrechamente con colectivos y organizaciones dedicadas a la protección ambiental y social.

Organizaciones tanto nacionales como internacionales, incluyendo A Planeta, Lumaltik Herriak, y el Colectivo Maloka, han expresado su solidaridad con Marrugo, señalando que el atentado está relacionado con intereses extractivistas transnacionales y refleja los riesgos a los que se enfrentan los defensores del medio ambiente y de derechos humanos. Han enfatizado la importancia del trabajo de Marrugo, quien ha dedicado su vida a contrarrestar el abandono estatal y la presión de grupos armados sobre los territorios indígenas, una lucha exacerbada por la demanda internacional de recursos naturales.

Este incidente se inscribe en un contexto más amplio de violencia contra activistas en Colombia, donde cada año se reporta un elevado número de asesinatos de defensores ambientales y de derechos humanos. Las organizaciones firmantes han urgido a los organismos internacionales y a la comunidad global a tomar medidas concretas para proteger a los activistas y exigir responsabilidades.

Marrugo, afiliado al Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), ha demostrado un compromiso inquebrantable con los derechos de su pueblo, el Embera Dobidá, y las comunidades impactadas por el conflicto y la explotación en el Chocó. Su resistencia enfatiza la necesidad urgente de asegurar la seguridad y el bienestar de quienes se encuentran en primera línea defendiendo nuestro planeta y sus habitantes contra la explotación y la violencia.

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here