Medellín Recibe 30 Desplazados de Chocó en Medio de la Escalada de Violencia.

0
753

En un escenario de creciente preocupación por la seguridad, Medellín acoge a siete nuevas familias, compuestas por 30 personas, que han huido de Juradó, Chocó, buscando refugio de los enfrentamientos y la violencia desatada por grupos armados en su región. Esta llegada, registrada el miércoles, marca una continuidad en el flujo de desplazados que buscan seguridad y asistencia en la capital antioqueña.

El personero distrital de Medellín, William Yeffer Vivas, explicó que los desplazados llegaron a la ciudad por diversas rutas, algunos viajando por aire y otros optando por rutas terrestres a través de Buenaventura. Estas familias, ahora en la Terminal del Norte de Medellín, reciben atención de la Personería Distrital. El funcionario también reveló que se espera la llegada de más desplazados a la ciudad en las próximas horas.

Este evento se suma al reciente desplazamiento de 34 miembros de la comunidad indígena Embera Katío desde El Carmen de Atrato, Chocó, quienes también están siendo atendidos en Medellín desde el domingo 17 de diciembre. Estos movimientos de población son un reflejo de la grave situación humanitaria en Chocó, exacerbada por la presencia de grupos armados ilegales como las disidencias de las FARC, el ELN y el Clan del Golfo. Estos grupos, en su lucha por el control territorial y las rutas del narcotráfico, han sumido a la población en una constante zozobra.

Ante esta crítica situación, el personero de Medellín ha instado a la Gobernación de Chocó, al Ministerio de Defensa y a la Presidencia de la República a adoptar medidas urgentes para garantizar la vida e integridad de los desplazados y las comunidades afectadas. La crisis humanitaria en Chocó no solo involucra a los grupos armados ilegales, sino también a organizaciones delictivas que continúan agravando la situación de las comunidades locales.

La ciudad de Medellín se enfrenta al desafío de brindar asistencia y protección a estos desplazados, mientras el país observa con preocupación el aumento de la violencia y la inestabilidad en regiones como Chocó. La comunidad internacional y las organizaciones de derechos humanos siguen de cerca estos desarrollos, instando al gobierno colombiano a tomar medidas efectivas para abordar esta creciente crisis humanitaria.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here