En Urabá Darién la Unidad para las Víctimas ha aportado a la Paz y la reconciliación a través de la ley 1448.

La Unidad ha consolidado escenarios de paz y reconciliación a través de los programas y proyectos que se ejecutan en este territorio.
 
En los 10 años de la ley de víctimas, en la subregión de Urabá y el Darién más de 11.276 víctimas han sido indemnizadas. Además, a través de las medidas de satisfacción, se ha permitido construir escenarios de reconciliación de manera individual y colectiva.
 
En los 14 municipios de la subregión hay puntos de atención y un centro regional, donde se ofrece acceso a los tramites y servicios a la población. De las 339.943 víctimas del conflicto, 311.230 son sujetos de atención, esto significa que cumplen con los requisitos para acceder a las medidas establecidas en la ley. 
 
“Además de constituirnos como el principal actor humanitario, como bien lo dice nuestro director, en esta territorial se ha dado respuesta inmediata a las emergencias que se han presentado ante todo en comunidades indígenas, cumpliendo con los principios de subsidiaridad, concurrencia y complementariedad. Se ha entregado ayuda humanitaria en dinero y en especie por 2.336 millones de pesos a más de 3.552 hogares”, dijo Elizabeth Granada Ríos, directora de la territorial.
 
La funcionaria, en su intervención en medios locales con ocasión a este aniversario de la ley, también destacó los avances en materia de reparación colectiva, “se cumplieron dos planes de reparación colectiva en sujetos emblemáticos, como Pueblo Bello, en Turbo, y El Bosque, en Chigorodó, y se ha indemnizado a cinco colectivos étnicos con una inversión de 1.317 millones de pesos”, precisó.
 
En esta territorial se ha avanzado en más de 107 acciones reparadoras con una inversión de 755 millones de pesos en 16 sujetos colectivos étnicos y no étnicos, que van desde la entrega de banco de maquinarias agrícolas, de transporte terrestre y marítimo, en conjunto con la estrategia de reconstrucción del tejido social, rehabilitación, restitución y satisfacción.
 
Más allá del cumplimiento de la ruta de reparación, se acompañan otras iniciativas y procesos con víctimas, que han permitido a la Unidad aportar en la construcción de país.
 
Una de estas iniciativas está liderada por Francisco García Zuleta, quien, con su asociación de víctimas y victimarios adelanta un proyecto productivo en un predio del fondo para la reparación. Él considera que la Unidad le ha permitido iniciar un laboratorio de paz con su proyecto: “en estos 10 años estamos siendo ejemplo de reconciliación, y queremos avanzar, pero para eso necesitamos que la ley no sólo tenga 10 años más. Así como el conflicto duró 50 años ojalá la ley sean otros 50 o más”, expresó García.
 
De igual manera Ciro Abadía, uno de los participantes en el acto de perdón que se llevó a cabo entre las víctimas de la Chinita y las Farc, el 30 de septiembre del 2016 en el marco de los diálogos, recuerda, cómo la ley ha permitido estos históricos acercamientos, incidiendo en  este proceso colectivo e individual. “Si no existiera la ley , nada de esto hubiera sido posible; faltan muchas cosas por hacer y desde Asovima (Asociación de Víctimas de Antioquia) seguiremos trabajando por lo que falta del plan de reparación colectiva”, aseguró.
 
En estos 10 años, en Urabá Darién se ha permitido la transformación del territorio, apoyando los entes territoriales mediante 11 proyectos de infraestructura social y comunitaria con una inversión de 1.419 millones de pesos en 10 municipios del Urabá antioqueño y el Darién chocoano. Además, ha suministrado herramientas agropecuarias a cuatro proyectos con una inversión de 216 millones de pesos, que pesan en la calidad de vida y sostenibilidad de las víctimas.
Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here