Colombia avanza en la eliminación de la malaria.

Con más puestos de atención se busca fortalecer el diagnóstico temprano y reducir tiempos para el inicio del tratamiento.

Representantes del Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Bill & Melinda Gates, la Fundación Carlos Slim, el Fondo Mundial, la OPS, y el Ministerio de Salud y Protección Social visitaron este martes los corregimientos de Tutunendo y Bahía Solano, en Chocó, con el objetivo de analizar los avances de la Iniciativa Regional de Eliminación de la Malaria (IREM).

Esta iniciativa pretende mejorar el acceso de comunidades rurales a un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno para lograr limitar la transmisión de la enfermedad que este año ha tenido 3.424 casos reportados. También busca fortalecer las capacidades territoriales articulando las estructuras de salud existentes, las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud y Direcciones Territoriales.

Colombia comenzó a ejecutar la Iniciativa Regional de Eliminación de la Malaria en la segunda mitad de 2019 focalizando la estrategia en 12 municipios priorizados en Chocó, Valle de Cauca y Nariño (Acandí, Unguía, Riosucio, Juradó, Atrato, Bagadó, Lloró, Medio Atrato, Quibdó, Río Quito, Buenaventura y Tumaco).

En estos territorios se invertirán US$9.7 millones (equivalentes a cerca de $34 mil millones de pesos) durante los próximos tres años. El 25% de estos recursos provienen de la donación ($2.422.106 dólares) y la contrapartida que está representada en todas las acciones de diagnóstico, tratamiento, vigilancia, promoción y prevención para malaria realizadas en estos municipios ($7.255.318 dólares). El proyecto está basado en un modelo de financiamiento por resultados. Si Colombia logra las metas establecidas para los indicadores acordados podrá acceder a recursos adicionales.

Actualmente, los 12 municipios y distritos priorizados cuentan con una red de 114 puestos de diagnóstico de malaria, incluyendo centros de salud. Con la IREM, y para que los habitantes de estas zonas puedan tener un acceso más oportuno al diagnóstico de esta enfermedad, se han destinado $12 mil millones para la adecuación y sostenimiento de nuevos Puestos de Diagnóstico Rápido que se incrementarán de 12 a 121 y los puestos de microscopía pasarán de 92 a 165. Esto permitirá que los habitantes de estas zonas puedan llegar a los centros en máximo dos horas de camino. Los puestos de diagnóstico estarán ubicados en las veredas con mayor reporte de casos.

La inversión también se dará en la contratación de gestores de focos de malaria ($1.000 millones) así como en el control de vectores ($3.400 millones) que se orientará a la adquisición y distribución de toldillos impregnados de larga duración.

Además, se busca dotar a las Direcciones Territoriales de Salud participantes de la iniciativa, con pruebas de diagnóstico rápido, medicamentos, toldillos e insumos químicos, entre otros, que a su vez serán distribuidos en sus IPS, gestores comunitarios y comunidades en general de los 12 municipios para garantizar las acciones necesarias de diagnóstico y tratamiento.

Con el fin de realizar seguimiento permanente a la ejecución de actividades en esta zona se crearán 58 Unidades Operativas Primarias de Intervención. Estas se encargarán de garantizar la disponibilidad de insumos, la evaluación de los reportes y el apoyo de investigaciones de brote por malaria.

La IREM busca fortalecer el diagnóstico temprano (a las 48 horas de presentar síntomas) y el tratamiento oportuno (24 horas después del diagnóstico), porque si se trata a tiempo a las personas, se corta la transmisión del parásito y se elimina la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here