Documental Derrumbes Riosucio – Chocó.

0

El río Atrato es un río de Colombia, el tercero más navegable del país, después del río Magdalena y del río Cauca. Nace en el Cerro del Plateado en el municipio de El Carmen de Atrato, cordillera Occidental de los Andes y desemboca en el golfo de Urabá, en el mar Caribe: recorre gran parte del departamento del Chocó y en dos tramos de su curso sirve como frontera departamental entre Chocó y Antioquia; por su navegabilidad constituye uno de los medios de transporte de la región. Asimismo, hace parte del Chocó biogeográfico, considerada la zona con más biodiversidad del planeta y una de las más lluviosas,3​ de ahí el alto caudal que muestra este río.

Esta es una de las descripciones que encontramos si consultamos en internet, sobre el Río Atrato, aunque en la actualidad la realidad es otra. Los impactos de una economía extractivista, ha dejado profundas huellas a lo largo de los 650 kilómetros en su recorrido hasta el golfo de Urabá. Hoy sus aguas contaminadas; su cauce y sus bocas están sedimentadas, lo que provoca constantes inundaciones en épocas de inviernos y derrumbes de sus orillas en temporadas de sequía afectando la economía y la dinámica social especialmente en los municipios de su zona baja.

El municipio de Riosucio es el epicentro de esta región e igual que los demás municipios ubicados en las orillas del Río Atrato padecen las mismas consecuencias. Tras la última inundación, una temporada de sequía por el fenómeno del niño ha provocado derrumbes de 3 viviendas y tiene bajo amenaza a más de 150 casas que están en todo el borde de la orilla del río en la cabecera municipal.

Cientos de hogares y algunos locales comerciales a punto de colapsar, sus habitantes y propietarios no solo temen perder sus bienes, sino que además se sienten desconsolados ya que no han sentido el apoyo del gobierno departamental y nacional.

Las imágenes son alarmantes, mucho más cuando se sabe que no es un problema nuevo, pues en nuestros archivos, conservamos las reacciones de otros damnificados, que vieron perder sus bienes en eventos similares.

Las posibles soluciones van desde la construcción de un muro de contención en las orillas del Atrato, lo que requeriría una previa reubicación de más de un centenar de viviendas, drenajes en la parte de atrás de la cabecera municipal como la intervención del canal que adelanta la administración municipal; aunque hay quienes opinan que sería el traslado de toda la localidad hacia la parte alta de la carretera, la solución definitiva.

Con todo esto si hay un grado de responsabilidad en la falta de administración de las autoridades que han venido permitiendo construcciones en las orillas del Atrato, especialmente para actividades comerciales, que con el peso que contienen aumentan el riesgo de deslizamiento. La invasión de las zonas de protección de los ríos es Una de las infracciones ambientales más frecuentes.

Quienes las realizan, en ocasiones personas de escasos recursos, se exponen a sufrir graves consecuencias personales. A la vez, su condición económica les dificulta hacer frente a los daños causados por inundaciones y otros fenómenos naturales. Es una suerte de círculo vicioso que se presenta pese a la ilegalidad –muchas veces tolerada– de estas construcciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here