Tres Años de Promesas Incumplidas y Desesperación en Riosucio Tras Devastador Incendio.

0
1036

Hoy martes se cumplen 3 años de uno de los incendios de mayores proporciones en la historia reciente de Riosucio Chocó, donde más de 400 personas resultaron afectadas y 82 familias quedaron sin techo.

A tres años del catastrófico incendio del 28 de noviembre de 2020 en Riosucio, Chocó, la comunidad enfrenta una amarga realidad de promesas incumplidas y acciones gubernamentales insuficientes. El incendio, que se convirtió en el más grande en la historia reciente de este municipio, dejó un saldo desolador: dos personas fallecidas, más de 80 viviendas consumidas y numerosos locales comerciales y residenciales saqueados y destruidos.

La noticia que fue ampliamente conocida gracias al cubrimiento de los medios locales, provocó una respuesta casi que inmediata por parte de las autoridades y simultáneas muestras de solidaridad desde diferentes puntos del país, a favor de las familias damnificadas y afectadas.

La mañana siguiente a la tragedia, funcionarios del alto gobierno como Daniel Palacios para entonces Viceministro del Interior, el Gobernador del Chocó Ariel Palacios y el alcalde de Riosucio y sus respectivas delegaciones, adelantaron en Riosucio un comité de gestión de riesgo, de donde se identificaron las responsabilidades y acciones a seguir en la intención de garantizarle la asistencia humanitaria y restablecimiento de derechos a la población afectada.

La respuesta inicial del Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, en aquel entonces, destacó por la aprobación de subsidios de vivienda y entrega de ayudas humanitarias para las familias damnificadas; la creación de un cuerpo de Bomberos Voluntarios y el anuncio del inicio de la reconstrucción y posterior entrega de las viviendas incinerada en un periodo de 6 meses.

De las promesas hechas por las autoridades, solo la capacitación y creación del cuerpo Bomberil se evidencia con un cumplimiento del 100%. Sin embargo, en lo que tiene que ver con la gestión de subsidios de arriendo, ha sido un proceso lleno de dificultades, y lo más alarmante es el rezago en la solución de las viviendas pues hasta la fecha no se ha logrado instalar ni la primea piedra. Es que en este asunto, el anuncio de los 6 meses de esperas se han convertido en 3 largos años, en los que muchas de las familias damnificadas del 28 de noviembre en Riosucio, se han convertido en nómadas o han tenido que resignarse a vivir de la hospitalidad de familiares o conocidos, añorando la sensación de habitar en una casa propia como antes de la tragedia de esa fatídica noche.

Los medios locales, Notiriosucio, Riosucio Estéreo y Tele Riosucio, han documentado la lucha incesante de los damnificados por hacer valer sus derechos. Las autoridades han hecho numerosos anuncios, pero sus promesas, especialmente en cuanto a la reconstrucción de viviendas, han quedado en nada más que palabras vacías. El dolor y la indignación se profundizan con el recuerdo de las dos víctimas mortales, Madrid Sofía y Rosmira.

Los residentes de Riosucio han expresado su frustración e inconformidad a través de numerosas protestas. A pesar de los acuerdos para trasladar la construcción de viviendas a un terreno proporcionado por la alcaldía, la falta de acción concreta ha llevado a las familias a tomar la iniciativa de delimitar sus propios terrenos y comenzar la construcción de sus casas.

Uno de los anuncio de las autoridades que mayor expectativa género en las familias damnificadas fue el publicado por el alcalde Conrad Valoyes Mendoza en diciembre de 2021. El 9 de diciembre, un año después de la tragedia; el mandatario local a través de un video afirmó que había sido notificado de la resolución por medio de la cual; El Ministerio de Hacienda nacional, le había asignado 8.625 millones de pesos a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres destinados a la construcción de las 82 viviendas incineradas el 28 de noviembre de 2020 en este municipio.

Diferente a lo que se pensaba, este anuncio no generó otra cosa que solo ilusiones. Los meses posteriores a esta noticia continuaron de la misma manera que el año anterior. Ante esto, una comisión integrada por miembros del comité de damnificados y funcionarios de la alcaldía se desplazó a Bogotá en búsqueda de respuestas, sin imaginar que el resultado del encuentro con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres en marzo de 2023 resultara más desalentador que la incertidumbre que los embargaba.

La Unidad de Gestión del Riesgo le confirmó a la delegación que el gobierno de Iván Duque, había utilizado los recursos para atender otros proyectos, por lo que en ese momento no se contaba con los fondos para financiar la construcción de las viviendas de las 82 familias damnificadas del incendio del 28 de noviembre del 2020 en Riosucio. Un golpe devastador para las esperanzas de la comunidad. Aunque el gobierno nacional ha reiterado su compromiso de encontrar financiación, los residentes de Riosucio siguen esperando acciones tangibles.

Los retrasos de las autoridades locales para adelantar el proceso de legalización y adecuación de un terreno de propiedad de unos terratenientes a la salida de la cabecera municipal, por la vía carreteable, fue el impedimento para que oportunamente se desarrollara la construcción de estas viviendas

En medio de una montaña Rusa de sensaciones, han sobrevivido los damnificados de este incendio en Riosucio, quienes han padecido de una permanente revictimización por parte de sus propias autoridades. Golpeados en lo más profundo de su honor, los damnificados y afectados del 28 de noviembre han alzado sus voces en reiteradas ocasiones. Los recuerdos de las dos víctimas mortales permanecen intactos, de la misma manera como resalta el don de Resiliencia, que a pesar de los incumplimientos de las autoridades les ha permitido reponerse, reinventarse y reconstruir sus vidas y sus viviendas; ahí, en el mismo lugar donde una vez forjaron el sueño de un hogar y que el incendio intentó arrebatarles.

Este desalentador panorama en Riosucio no solo refleja la falta de responsabilidad y eficiencia de las autoridades locales y nacionales, sino también la desesperación de una comunidad que ha sido dejada a su suerte. El incumplimiento de las promesas y la lentitud en la respuesta gubernamental han convertido lo que fue una tragedia en una crónica de negligencia y abandono.

Se espera que con actos religiosos y de resistencia social, la comunidad riosuceña acompañe a las víctimas del 28 de noviembre este martes en la conmemoración del tercer aniversario tanto del fallecimiento de Madrid Sofhia y Rosmira Palacios, como de la tragedia en general.

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here