260 indígenas de Vigía del Fuerte están inundados por las lluvias.

Son 49 familias del pueblo Embera Dóbida a las que reciente súbita del Río Jengadó les dañó extensos cultivos y aves de corral.

Nuevamente las comunidades indígenas en Antioquia reportan graves afectaciones por cuenta de las fuertes lluvias de las últimas horas. En esta ocasión son 49 familias de la comunidad Jendadó del pueblo Embera Dóbida del municipio de Vigía del Fuerte ubicado en el Atrato medio antioqueño.

En esta zona se han registrado varias situaciones naturales, una es el desbordamiento del Río Jengadó que afectó a 260 personas, pero además, se reporta el represamiento del afluente por la caída de varios derrumbes de tierra y caída de árboles en la parte alta de la comunidad que tiene en un peligro inminente a 33 viviendas por una posible creciente súbita, esto también ha disminuido el nivel del cauce afectado la movilidad hacia el área urbana. Esta situación tiene a las familias sin acceso a alimentos.

“La creciente del río arrastró a todos los animales que estaban en los galpones de la comunidad, pero también vacas que están perdidas y otras que fallecieron, también cerdos. Además, hubo deslizamientos de tierra en varias fincas de las comunidades indígenas”, relató Eugenio Bailarín, líder indígena Vigía del Fuerte.

El comunero explicó que varios indígenas estuvieron a punto de ahogarse porque trataron de rescatar las aves de corral que estaban en riesgo de ser arrastrados por el río. A esta problemática que afrontan los indígenas se le suma la falta de agua, ya que captan el líquido vital del río pero por la turbiedad es imposible utilizarla.

La Organización Indígena de Antioquia con información de la comunidad de Vigía del Fuerte, indicó que otras tres comunidades Jarapetó y El Salado Paracucundó y Guaguandó, también registran afectaciones similares a la que afronta la de Jengadó. Por lo que solicitan a las autoridades atender esta emergencia, a las personas y verificar la zona.

“Pero además, para que el Dagran junto con Corpourabá verifiquen el taponamiento en la parte alta del Río Jengadó y de esta manera emprender acciones en terreno que eviten una eventual avalancha y palizada como la que se reportó en el municipio de Murindó”, agregó Wilfer Sanchez, vocero de la OIA.

Insisten en que la atención es urgente para evitar pérdidas de vidas humanas en el territorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here