Riosucio Chocó, El Paraíso Natural donde sus habitantes sufren por la falta de Agua Potable.

Que esto ocurra en este municipio chocoano, bordeado por el tercer rio más importante de Colombia, que se encuentra en medio de los sistemas hídricos más robustos del planeta es una verdadera paradoja.

Solo con esta breve descripción; resulta absurda la realidad por la que atraviesan las familias que habitan el barrio el Paraíso (el más alejado del Rio Atrato), y otros sectores del municipio de Riosucio.

Y es que precisamente este, el segundo municipio con mayor población del departamento del choco, ubicado en todo el corazón del bajo Atrato y que constituye la mayor extensión de la franja fronteriza entre Colombia y Panamá, se encuentra en una zona privilegiada, el Chocó biogeográfico: una región biogeográfica neotropical (húmeda) localizada desde la región al este de Panamá, pasando por la costa pacífica de Colombia y el litoral de Ecuador.
El Chocó biogeográfico incluye además la región de Urabá, un tramo de litoral caribeño en el noroeste de Colombia, en Colombia tiene presencia entre otros en el departamento del Chocó (por quién recibe su nombre; ya que ocupa aproximadamente el 2% de la superficie terrestre y es uno de los espacios naturales más ricos del mundo)

Riosucio, en este departamento, es la tercera población constituida en tierra firme después de la llegada de los españoles al continente americano. En sus inicios, fue un caserío de pescadores de tiburones provenientes de Bolívar y el alto Atrato, quienes se asentaron en la margen derecha del Rio al que por el color de sus aguas le dieron el nombre de Rio Sucio.

En otrora El Rio Sucio, no solo dio origen al nombre del municipio. Sino que además por la fuerza de su cauce; servía como barrera natural que protegía el área urbana del fenómeno de deslizamiento que viene ocurriendo debido al azote de las corrientes del Atrato.
De aquel imponente afluente solo queda el nombre. Hoy el Rio sucio, se reduce a un canal de aguas estancadas y malolientes que de hecho, es la primera opción que tienen los habitantes del barrio el paraíso, cuando las lluvias cesan y hasta los posos artesanales se secan.

En términos generales en Riosucio, alrededor del 70% de las familias dependen de las aguas lluvias para el consumo humano. Pero cuando el clima cambia y los tanques se van quedando secos, no hay de otra: Los más afortunados, los que están más cerca del Atrato, usan sus aguas pese a los niveles de contaminación provocadas por la minería ilegal. En la zona noroccidental del municipio, ríos como El Salaquí, Truandó, La Larga, etc. Se convierten en la única esperanza de sobrevivir a la ausencia de lluvias.
Pero sin duda alguna, el peor desafío lo viven las comunidades de la zona carreteable. En las temporadas secas, se ordeñan los pozos artesanales hasta que el agua que de ellos brota, es una mezcla de agua con petróleo y azufre.

A pesar del crecimiento poblacional de Riosucio, las pocas acciones conocidas para atender el saneamiento básico, se quedaron en pañales o prácticamente no funcionaron.
En pleno siglo XXI, el rio Atrato continúa siendo el acueducto y alcantarillado de los Riosuceños, mientras en otros sectores del municipio, existen acueductos veredales que nunca han entregado una sola gota de agua a las familias.

En la cabecera municipal, cubiertos por toneladas de sedimentos, rellenos y porque no, por la corrupción; se encuentran varios sistemas fallidos de acueducto y alcantarillados. En el barrio el Paraíso, donde actualmente se levanta otro sistema de acueducto, se han tenido que demoler varias estructuras similares pero aún se conserva la polémica estructura contratada en el gobierno del señor Cecilio Moreno Arroyo donde se debían invertir alrededor de 600 millones de pesos, pero hoy es uno de los tantos trofeos a la corrupción (elefantes Blancos).

Cabe señalar que el nuevo acueducto urbano de Riosucio, contratado en la administración pasada en cabeza de Luis Enrique Mena, aun no entra en funcionamiento. Según reportes, los trabajos avanzan tanto en la planta de tratamiento, área de almacenamiento y red de distribución. Mil familias priorizadas del barrio el Paraíso y parte del barrio escolar, continúan esperando las promesas de la actual administración municipal de contar en sus hogares con agua potable.

En este contexto, el saneamiento Básico, es por consiguiente, otra de las necesidades básicas insatisfechas de esta y de la mayoría de las poblaciones chocoanas.
Con este panorama, se puede analizar que a lo largo y ancho de la geografía Riosuceña, se han invertido importantes recursos especialmente en la construcción de estructuras para acueductos, los mismos que sirven de evidencia para demostrar un posible detrimento patrimonial cada vez que estos recursos no han servido a la atención de esta enorme necesidad.

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here