Joven de Riosucio Chocó Sobrevivió 3 días y 2 noches perdido las selvas de Carmen del Darién Chocó.

Jackson Emilio Valoyes Quejada, es uno de los tantos habitantes del municipio de Riosucio Chocó, que se ven obligados por la falta de oportunidades, a internarse en las selvas chocoanas para realizar actividades de aprovechamiento forestal.

Las faenas en las entrañas de la selva, comienzan a primeras horas del días, cuando los trabajadores se desplazan cargando combustibles y moticierras desde sus campamentos hacia los entables o lugares de corte de la madera.

Luego de tumbar los árboles y transformarlos en bloques de diferentes dimensiones; según las condiciones del terreno los madereros instalan plataformas para deslizar, rumbonear y chorrear la madera cuándo se encuentran con ríos menores cerca al lugar del corte, antes de embalsar y transportar por los ríos que desembocan en el Atrato, para ser trasladados desde la cabecera municipal a ciudades como Cartagena de India.

En esas labores se encontraba el joven Riosuceño Jackson Emilio Valoyes Quejada. Él junto a su grupo de trabajo se encontraban en la cuenca del rio Domingodó en un sector conocido como apartado. Al terminó de la jornada de trabajo del pasado martes 7 de septiembre y mientras pretendía regresar al campamento, equivoco el camino, lo que lo llevo a vivir quizás los 3 días y 2 noches más largas y duras de su corta vida.
Al conocer la noticia por parte de uno de sus compañeros de trabajo los padres de Jackson, es decir: Isaac Valoyes Varela mejor conocido como Cara de lapida y Eulalia Quejada, emprendieron una carrera maratónica en busca de ayudas y noticias que permitieran dar con el paradero de su hijo.

El joven al sentirse perdido, y cansado de caminar subiendo y bajando lomas; solo en medio de la selva, decidió entrar al rio, se subió sobre un balso (madera flotante). El desespero y el cansancio no le dieron tiempo de calcular los riesgos ya que los mitos y leyendas cuentan de vestías salvajes que viven en tierra y en los ríos y otras más fantasiosas mencionan espantos y encantos.
Pero no había otra opción, tenía que intentar salir de la selva o morir en el intento así que sobre este balso nado a favor de la corriente del rio por casi 72 horas hasta que logro llegar a la población más cercana, la cual heredo el nombre del rio que gracias a la voluntad divina y a su valentía lo saco de la montaña: Domingodó (pueblo) un corregimiento del municipio vecino de Carmen del Darién.

Mientras él vivía toda esta odisea, sus padres y autoridades de Riosucio organizaban una comisión para ir a su rescate, aun sin saber ni imaginar cual era la suerte de Jackson.
La comisión la integraron el padre y un hermano del joven con el acompañamiento de Los Bomberos Voluntarios y la oficina de atención de emergencias.

Solo tomando agua no de muy buena calidad pero que logro darle las fuerzas al joven Jackson para continuar con su camino al rencuentro con su familia

Por fortuna Jackson Emilio Valoyes Quejada, desde el día viernes 10 de septiembre se encuentra con su familia recordando esta experiencia que será difícil olvidar.

Al respecto Jorge Duran Moya de la Oficina de gestión del Riesgo de Riosucio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here