Unidad de Restitución de tierras lanza Manos Ancestrales, estrategia para promover los saberes de los pueblos indígenas.

· Detrás de cada artesanía que producen las manos laboriosas de los integrantes de las comunidades indígenas en Colombia hay una historia que merece ser contada. Para ello la Unidad de Restitución de Tierras está generando espacios de promoción y comercialización de estos productos que están llenos de sabiduría, tradición y garantizan la pervivencia de estos pueblos que han superado los embates de la violencia y el olvido.

En el proceso de restablecimiento de derechos territoriales que ha liderado la Unidad de Restitución de Tierras a través de la Dirección de Asuntos Étnicos, se ha identificado que como parte del proceso de reparación integral es necesario emprender una estrategia que ayude a estas comunidades a mantener viva su cultura y tradiciones, pero que a su vez puedan acceder a escenarios de comercialización que mejoren su calidad de vida.

Manos Ancestrales es una estrategia fruto de la restitución de tierras. De acuerdo con la subdirectora general de la Unidad de Restitución de Tierras, Marcela Morales, es un trabajo que tiene por objetivo hacer visibles a las comunidades indígenas a través de sus artesanías. “Es un medio para mostrar cómo a través de estos oficios milenarios es posible contar la historia de estos pueblos, que han encontrado en el talento de sus manos una oportunidad para avanzar en medio de las dificultades que les ha impuesto la violencia”.

Actualmente, la Unidad de Restitución de Tierras ha identificado que 25 pueblos ubicados en 24 municipios en 12 departamentos del país realizan diversos oficios que pueden ser muy atractivos para mercados dedicados al sector de la moda y la decoración.

Son artículos de bisutería, molas, canastos, figuras talladas en madera, cerámicas, tejidos en diversas fibras naturales, chinchorros, mochilas, sombreros y prendas de vestir. Todos productos con una genuina belleza.

En la fase piloto de Manos Ancestrales la Unidad de Restitución de Tierras está trabajando con el pueblo Guna Dule de la Comunidad Caimán Nuevo, ubicada en el municipio de Necoclí, Antioquia y con el pueblo Epedara Siapidara de la Comunidad Nueva Esperanza y Partidero en el municipio de Guapi, Cauca.

En estas comunidades cada pieza creada es una historia. Las molas que elaboran las mujeres Guna Dule es un accesorio que utilizan en su atuendo tradicional, las

cuales están confeccionadas con milimétrica excelencia y evocan la protección a través del dibujo de figuras geométricas. Sumado a ello, los colores intensos que acompañan esta pieza, que va ceñida al vientre, evocan la fuerza y la seguridad.

Para el caso de la comunidad Epedara Siapidara los canastos se convirtieron en su principal fuente de ingreso. Cuando perdieron el control de su territorio, hacer canastos, que era una actividad tradicional, se convirtió en el eje principal de ingresos y una parte importante de sus tradiciones. Es decir, en el ir y venir de las fibras que se entretejen por manos laboriosas se abrió un espacio para reafirmar la lengua, la cultura, pero a su vez garantizar ingresos para poder sobrevivir.

Este es un proyecto de largo plazo, la meta es lograr que las comunidades cuenten con capacitación por parte de expertos, apoyarlas con la comercialización para que generen ingresos y sean autosostenibles y exponer su cultura para llevarla a todos los rincones del país y por qué no del mundo.

Manos Ancestrales es un espacio que se abre en medio del proceso de restablecimiento de derechos territoriales a los pueblos indígenas, con el cual se busca generar puentes sólidos de comercialización para que los oficios tradicionales de estas comunidades sean reconocidos como parte central de la riqueza multicultural que existe en Colombia.

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here