Alrededor del 52 % de las víctimas del conflicto armado atendidas en Urabá son mujeres.

En el Urabá y el Darién las mujeres han sufrido afectaciones y violaciones a los derechos humanos como el desplazamiento forzado, amenazas, hechos contra la libertad y la integridad sexual, entre otras.

En el Centro Regional de Atención a Víctimas de Apartadó se llevó a cabo una jornada de reflexión sobre las violencias basadas en género y la búsqueda de mecanismos de cuidado de las mujeres ante los diferentes tipos de violencia, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

La mayoría de las mujeres que participaron en la conmemoración recibieron acompañamiento de la estrategia de recuperación emocional “Vivificarte”, que les permitió fortalecer sus habilidades y reconocerse como sujetos de derecho.

Mediante las estrategias psicosociales, la Unidad viene trabajando para permitir el acceso la ruta de reparación integral y el restablecimiento de los derechos a las más de 1.000 mujeres afectadas por las violaciones a los derechos humanos en esta subregión.

Sanar las heridas, empoderarse y empoderar a otras, es lo que buscan con el acompañamiento emocional estas valientes mujeres que en algún momento en las contiendas del conflicto armado fueron violentadas y sus cuerpos utilizados como motines de guerra.

Para Obeida Rosa Padilla, coordinadora de la Mesa de participación de víctimas de Apartadó, “hoy en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, quiero enviar un mensaje muy especial a toda la comunidad y es un llamado a proteger la integridad de nosotras las mujeres”. “Las mujeres nacimos para amar y no para ser malatratadas, unidas siempre seremos más”, expresó la lideresa.

La jornada también permitió la búsqueda de alternativas para afrontar los diferentes tipos de violencia contra la mujer y animar a otras a vencer el miedo y denunciar cualquier forma de maltrato contra ellas.

Por su parte, Alba*, víctima de delitos contra la libertad e integridad sexual, se pronunció en contra de la estigmatización de la que en ocasiones son sometidas: “Hago un llamado a todas las mujeres que por miedo o por prejuicio de la sociedad y a ser estigmatizadas, por sufrir violaciones en el conflicto armado, a que declaren, que reclamen sus derechos y que en la Unidad para las Víctimas encuentran el apoyo psicológico, psicosocial para salir adelante. Ser víctima no es un hecho para sentir vergüenza, al contrario, aquí reciben apoyo, ese es el llamado”.

*Nombre cambiado por petición de la víctima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here