Procuraduría investiga tres corporaciones y gobernaciones por deforestación.

Deforestación en el Parque Nacional Tinigua. Foto: Rodrigo Botero

El ente de control abrió indagación preliminar contra funcionarios de las corporaciones autónomas de Chocó, Norte de Santander y Amazonas, e igual número de gobernaciones, además de Parques Nacionales Naturales.

Por presuntas irregularidades en el control y vigilancia en las áreas de su competencia respecto de la deforestación y la tala de árboles entre los años 2017 y 2020, la Procuraduría General de la Nación abrió indagación preliminar contra funcionarios por establecer de tres corporaciones autónomas regionales e igual número de gobernaciones y Parques Nacionales Naturales.

Según dio a conocer el Ministerio Público, en la lista de entidades que hacen parte de este proceso están la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible de Chocó (Codechocó), la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor), la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonia (Corpoamazonia) y las gobernaciones de Chocó, Norte de Santander y Amazonas, las cuales deberán rendir información sobre la forma como están ejerciendo los controles en lo que tiene que ver con la deforestación en sus territorios.

El ente de control espera establecer si se han presentado faltas disciplinarias en la adopción de medidas y actividades de carácter interinstitucional relacionadas con la tala de árboles en los mencionados departamentos. 

Con la apertura de la indagación se busca determinar la ocurrencia de los hechos señalados, determinar si son constitutivos de falta disciplinaria, identificar al autor o a los autores de la misma y establecer si se ha actuado al amparo de una causal de exclusión de responsabilidad, atendiendo lo previsto en el artículo 150 de la Ley 734 de 2002, Código Disciplinario Único.

De esta forma, la Procuraduría continuará adelante con el proceso con el fin de evitar que la deforestación continúe en aumento en las mencionadas regiones del país, en las cuales precisamente se evidencian mayores niveles de deforestación de acuerdo con los últimos reportes de las entidades oficiales.

De acuerdo con el reporte del Gobierno de la tala de árboles en 2019, precisamente el Pacífico incrementó sus áreas deforestadas al pasar de 7.454 hectáreas en 2018 a 14.120 hectáreas en 2019, en especial en zonas del municipio de Riosucio y el río Atrato en Chocó. En este departamento la deforestación se incrementó considerablemente de 4.956 a 11.457 hectáreas. El municipio de Riosucio presentó el mayor aumento en todo el país, 6.389 hectáreas que representan un aumento del 236 por ciento.

Según el Gobierno, esto se debe a las actividades relacionadas con la extracción ilegal de minerales, en especial oro de aluvión.

El año pasado, la región Andina perdió 25.213 hectáreas de bosque, un panorama que afectó principalmente a las zonas del Catatumbo en Norte de Santander. El municipio de Tibú, que hace parte del Catatumbo, perdió 7.103 hectáreas de bosque, un incremento del 42 por ciento comparado con 2018.

La deforestación en ese departamento se disparó de 7.362 a 9.910 hectáreas, debido dicen expertos, a los cultivos de coca, que se han convertido en el principal motor de la pérdida de bosque en esta zona.

Si bien en esta regiones la deforestación ha ido al alza, sigue siendo la Amazonia la zona más afectada con este flagelo, a pesar de que las cifras de 2019 muestran una reducción. El año pasado, la región más biodiversa del país perdió 98.256 hectáreas, concentrando 62 por ciento de toda la pérdida boscosa nacional. Esta cifra fue significativamente inferior a la de 2018 cuando se talaron 138.176 hectáreas de bosque.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here