Por ser invaluable, la labor de las madres sustitutas es reconocida por el Gobierno: Directora ICBF.

La Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Lina Arbeláez, destacó el apoyo del Gobierno Nacional a las madres sustitutas que ejercieron su labor durante más de 10 años pero que no pudieron acceder a una pensión, otorgándoles un subsidio mensual con la expedición del Decreto 1173 de 2020 que reglamenta el Artículo 2015 del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad.

“La labor de las madres sustitutas en el restablecimiento de derechos de las niñas, niños y adolescentes es invaluable. El Decreto 1173 es el reconocimiento del Gobierno del Presidente Iván Duque para ustedes, quienes por años y motivadas por el amor, decidieron ser la familia de miles de niños”, sostuvo la Directora del ICBF.

El decreto señala que accederán a este subsidio las madres sustitutas que desarrollaron esta labor por un tiempo mayor a 10 años, que acreditaron la condición de retiro ante el ICBF a partir del 24 de noviembre de 2015 y que no pudieron reunir los requisitos para acceder a una pensión. Si laboraron entre 10 y 15 años recibirán un subsidio de $220.000; sí estuvieron entre 15 y 20 años obtendrán 260.000 y $280.000 para las que ejercieron por más de 20 años como madres sustitutas.

El ICBF será la entidad encargada de hacer la selección de los beneficiarios y para que puedan acceder a este subsidio, las madres sustitutas deben demostrar que cumplen con la edad para pensión de vejez y no haber cumplido otros requisitos para pensión.

Los hogares sustitutos son una modalidad de atención del ICBF que consiste en la ubicación de un niño, niña o adolescente vulnerado, en una familia que se compromete a brindarle el cuidado y atención necesarios, rodeados de amor y protección. Actualmente, el ICBF cuenta con 5.423 Hogares Sustitutos.

Finalmente, Lina Arbeláez reconoció la profunda admiración por las madres sustitutas y resaltó que son grandes aliadas para el ICBF. “Su compromiso, vocación y trabajo solidario es ejemplo de cómo desde la sociedad podemos ser actores fundamentales en el cuidado y garantía de derechos de niñas, niños y adolescentes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here