Comunidades del Alto Baudó, Chocó, desplazadas por choques entre grupos armados.

Según la Alcaldía, las comunidades están afectadas y otras más permanecen confinadas.
 
Por enfrentamientos entre grupos armados ilegales, unas ocho comunidades indígenas y afrodescendientes de Alto Baudó están saliendo de sus territorios.
 
Según el alcalde de este municipio chocoano, Ulises Palacios Palacios, los pobladores están llegando a Pie de Pató, la cabecera municipal de esta localidad.
 
El mandatario añadió que se está adelantando el censo para determinar el número de personas afectadas por la compleja situación de orden público, y aseguró que otras comunidades permanecen confinadas y no se atreven a salir por temor a quedar en medio del fuego cruzado.
 
“Estamos haciendo el censo, aún no tenemos una cifra estimada de personas y viendo cómo los ubicamos en los poquitos escenarios que tenemos. Están llegando a Pie de Pató, algunos a casas de conocidos, otros estamos tratando de ubicarlos en el coliseo, otros en el albergue y otros en una casa de acción social. Son los tres sitios que tenemos y veremos a ver qué más se va dando, y vamos mirando en el camino, qué medida adoptamos”, señaló.
 
Según el mandatario, es posible que la muerte de al menos tres personas haya obligado al desplazamiento masivo; sin embargo, informó que ya las autoridades competentes están al tanto de la situación.
 
“Nos llegaron unas fotos de gran impacto, de tres personas asesinadas, al parecer decapitadas, en hechos ocurridos en la comunidad de Chachajo”, añadió el mandatario.
Las personas que se están desplazando pertenecen a las comunidades de Playa Bonita, Morros, Puerto Alegre, Las Divisas, Cogucho, Chachajo, Pureza y Santa Rita.
 
Captura
De otro lado, por el secuestro y posterior homicidio del gobernador indígena, Aulio Isarama Forastero, en días pasados un juez con función de control de garantías de Quibdó impuso medida de aseguramiento y libró órdenes de captura contra el Comando Central del ELN y otros nueve integrantes de esa guerrilla.
De acuerdo con testimonios y otros elementos recopilados por la Seccional de Fiscalías y la Dirección de Apoyo a la Investigación y Análisis contra la Criminalidad Organizada, el 24 de octubre de 2017, el líder del resguardo Catru Dubaza de la comunidad Emberá Dobida fue sacado a la fuerza del municipio de Alto Baudó, por hombres que vestían prendas y brazaletes del grupo subversivo.
 
Horas después de la retención, la comunidad fue informada del asesinato, por lo que varios comuneros se movilizaron al lugar del crimen para recoger el cuerpo.
 
Posteriormente, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forense certificó que Aulio Isarama Forastero murió en estado de indefensión, por un disparo pegado al cuerpo.
 
Para la Fiscalía, el homicidio del gobernador indígena correspondió a una decisión jerárquica, planeada y ejecutada según los lineamientos definidos por los máximos cabecillas del ELN.
 
Fuente: Sistema Integrado de Información

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here