En iglesia de Bojayá, Chocó, preparan despedida de víctimas de la masacre de 2002.

El 2 de mayo de ese año las Farc lanzaron un cilindro bomba.
Los restos mortales de cerca de un centenar de víctimas de la masacre de Bojayá, Chocó, uno de los capítulos más trágicos del conflicto armado en Colombia, volverán mañana lunes a esta localidad donde durante una semana habrá actos conmemorativos antes de darles sepultura.

El entierro definitivo es el fin de una lucha de 17 años de esa comunidad para identificarlos, tarea en la que reciben apoyo de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia.

La matanza de Bojayá ocurrió el 2 de mayo de 2002 durante un enfrentamiento entre guerrilleros de las Farc y paramilitares y dejó un número indeterminado de muertos, pues las cifras varían entre los 74 contabilizados oficialmente en ese entonces y 119 de acuerdo con otras fuentes.

Todas las víctimas fueron enterradas en fosas comunes -entre ellos 45 niños y algunos nonatos que murieron en el vientre de sus madres- y 17 años después, tras una semana de homenajes de la comunidad, recibirán sepultura el 18 de noviembre.
Cortesia: Seguimiento.co

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here