Con jornadas comunitarias habitantes de las cuencas de los Ríos Salaquí y Cacarica buscan interconectar sus comunidades a la energía eléctrica.

Hace 13 años la interconexión eléctrica llegó a la cabecera municipal de Riosucio, En el año 2005 el servicio que la empresa de energía ELECMURI venía prestando con plantas eléctricas y con horarios limitados, pasó a ser permanente y a generar cambios significativos en la dinámica económica y cotidiana del municipio. Paradójicamente estos mismos 13 años el barrio villa Rufina, que está al otro lado del Río Atrato, frente a la cabecera municipal de Riosucio, espero para poder disfrutar de esta interconexión. Solo este año la administración municipal en cabeza del Dr. Luis Enrique Mena Rentería, logró cruzar las líneas por el río atrato y llevar la energía eléctrica a Villa Rufina.
Pero ya habiendo superado ese gran impedimento, es apenas justo que las comunidades del sector noroccidental de nuestro municipio (los Ríos Truandó, Salaquí, Cacarica y Pedeguita Mancilla) anhelen contar también con este servicio en sus hogares, pero no esperar 13 años más como pasó con el barrio villa Rufina.
Por esta razón el día 9 de noviembre iniciaron los trabajos comunitarios donde decenas de campesinos de las cuencas de los ríos Salaquí y Cacarica; con machetes en manos, con las botas puestas emprendieron un camino para lograr el sueño de gozar de los beneficios que genera el servicio de energía eléctrica.
Realmente es un camino, porque se trata de la construcción de una trocha que permitirá la instalación de los postes y el cableado desde la desembocadura del río Salaquí hasta las diferentes comunidades.
Es un ejemplo a seguir, hay una necesidad, que se deriva de un evidente abandono del estado, pero estos campesinos no renuncian a su intención de dejarle un legado a sus hijos, y que mañana orgullosos tengan la dicha de que sentados frente a un televisor, con un vaso de jugo recién sacado de la nevera, y hecho con su propia licuadora, mientras en la lavadora se despercude la ropa, contarle a sus hijos o nietos como con sus propios esfuerzos, cargando pesados troncos de madera o postes improvisados y alambres, rosando, lograron llevar esa energía hasta sus casas.
Pero igual, la voluntad de estos campesinos no le quita responsabilidad al estado, y así lo reclamaron los habitantes de estas cuencas.
Siguiendo los pasos del progreso que seguramente llegará con la interconexión eléctrica, nuestro sistema informativo quiso visualizar esta noble y justa causa que de consolidarse entrará a hacer parte del desarrollo de estas comunidades en las que lo único que ha reinado es el evidente abandono del estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here