Unidad para las Víctimas entrega ayuda humanitaria a población afectada por el conflicto en Riosucio (Chocó).

0
187

Alrededor de 800 familias afrodescendientes e indígenas en emergencia, recibieron kits de alimentos y elementos de aseo, tras sufrir desplazamiento y confinamiento a raíz de enfrentamientos de grupos al margen de la ley en la cuenca del río Truandó.
Desde el 29 de junio y hasta la fecha la Unidad para las Víctimas ha venido efectuando la entrega de más de 20 toneladas de alimentos, kits de aseo y dos equipamientos para albergues con capacidad para 100 personas a ocho comunidades negras y cuatro indígenas, en Riosucio, Chocó.

Estas entregas hacen parte de las acciones conjuntas de acompañamiento y contingencia encaminadas al restablecimiento de derechos y a mitigar el daño causado por la dinámica de confrontación entre grupos armados ilegales en la zona, lo que ha conllevado al confinamiento y desplazamiento de estas familias, principalmente a la cabecera municipal de Riosucio.

En ese sentido, se han venido desarrollando acciones interinstitucionales definidas en los escenarios de coordinación municipal y departamental para dar respuesta a las necesidades humanitarias, entre ellas, acceso a la oferta institucional, mediante la realización de jornadas de atención, feria de servicios, y la participación en el monitoreo y acompañamiento desarrollados por el ente territorial entre otras organizaciones.

Como seguimiento a este riesgo, el equipo de atención a emergencias de la Unidad para las Víctimas, en apoyo al gobierno municipal, ha brindado la asistencia técnica, desarrollo de dos misiones humanitarias, ocho espacios de coordinación interinstitucional del orden nacional, departamental, municipal y la actualización del plan de contingencia. Además, ha mantenido la asesoría y apoyo a las familias afectadas y a sus líderes.

Esta ayuda humanitaria, entregada en subsidiaridad a Riosucio, ha sido realizada mediante la identificación de censos, en un trabajo conjunto entre líderes comunitarios de esta cuenca, la administración municipal, la Unidad para las Víctimas y organizaciones como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados -ACNUR-, desde el mes de marzo, que se originó la emergencia, hasta la fecha.

La directora Territorial de la Unidad para las Víctimas Urabá Darién, Ángela María Hernández Peña, ha liderado una permanente comunicación y asesoría con los representantes de esta población, el más reciente, fue el 12 de julio, donde se realizó un seguimiento de las necesidades manifiestas, las responsabilidades y acciones en cabeza de distintas instituciones, en el marco de la jornada de atención.

Por su parte, un representante del Consejo Comunitario, Bocas de Taparal, frente a la entrega de ayudas, señaló que “para la comunidad es satisfactoria esta ayuda, agradecemos este gesto, la unidad se ha hecho presente, uno se desespera en algunos momentos, pero finalmente llegan las ayudas”.

Para el restablecimiento de derechos de estas comunidades, se continuará realizando de manera permanente, el monitoreo, coordinación de la atención, a través de los espacios institucionales como el Comité Territorial de Justicia Transicional, en los cuales se ha contado con la asistencia de las instancias gubernamentales competentes como el Ministerio del Interior, la Gobernación del Chocó y autoridades militares, entre otras.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here