Mujeres víctimas intercambian experiencias con jóvenes de Urabá.

Estudiantes de la Universidad de Antioquia y jóvenes con riesgo de integrar pandillas fueron capacitados por colectivos de mujeres sobrevivientes del conflicto armado de los municipios de Turbo, Chigorodó y Apartadó.

Este 25 de mayo en Urabá, además de socializar y reflexionar sobre el decreto presidencial 1480 de 2014 que dignifica a la mujer víctima abuso sexual, permitió el surgimiento de una dinámica única de intercambio de saberes donde, por primera vez, los jóvenes fueron capacitados y sensibilizados por las mismas mujeres víctimas.

La realización de murales por parte de jóvenes estudiantes de la Universidad de Antioquia y otros en riesgo de pandillismo, marcó el inicio de una alianza con colectivos de mujeres que vienen trabajando por sus derechos y actuando frente a diversos tipos de violencia.

La idea no solo surgió para materializar la realización de los murales, sino que, además, contó con una serie de encuentros previos en los que los jóvenes fueron sensibilizados por las mujeres sobre su realidad, las luchas que históricamente han emprendido y la reglamentación que hoy las ampara.

Jazmín Garcia es un de estas pioneras que lidera un grupo de mujeres “la voz de las Víctimas” víctimas en Turbo.

“Tuvimos cuatro encuentros previos con jóvenes del barrio la invasión del Bosque, al principio fue un reto pensar cómo le llegábamos a esos jóvenes que han vivido la guerra, pero que no la instigaron como tal; por eso comenzamos con una metodología del juego con ellos, quienes se mostraron comprometidos e interesados, y este mural es muestra de ese intercambio de ideas”, explicó Jazmín Garcia, líder de víctimas en Turbo (Antioquia).

Ese mismo proceso, pero con diferentes puntos de vista y miradas, se forjó también en Chigorodó y Apartadó, donde la combinación de colores, formas y estilos identificaron cada contexto, pero el trasfondo del mensaje fue el mismo, un grito por la dignidad, la necesidad de visibilizar. ”Pudimos comprender y analizar muchos temas que nosotros  de pronto, pensamos que no eran tan importantes, pero con este proyecto nos damos cuenta que son relevantes para nuestra vida; tuvimos diversos temas como los tipos de violencia”, expresó “Tony” (nombre ficticio), niño que participó en el proceso.

La directora territorial de la Unidad para las Víctimas de Urabá, Ángela María Hernández, felicitó a las mujeres por el logro alcanzado: “es un proceso de resiliencia y resistencia que han tenido, que de verdad a las entidades que trabajan con el Estado solamente queda agradecerles porque nos han depositado su confianza; no es fácil olvidar, superar esas afectaciones, pero si poner ese granito de arena para que no se sigan repitiendo esos hechos,  y llegar a estas mujeres y tocarles su corazón, darles una mano amiga para que puedan fortalecerse”.

El recorrido por los murales develados y las narrativas de las vivencias, aprendizajes, en su elaboración, concluyeron al caer la tarde en el mural de las Mujeres y Jóvenes del Plantón en la avenida Alfonso López de Apartadó, bajo un ambiente de música, y jolgorio por la satisfacción del trabajo hecho con inspiración e inclusión.

Cabe destacar que en la región de Urabá, en donde se registran 711 hechos contra la libertad e integridad sexual, estos escenarios se han venido fortaleciendo mediante el acompañamiento psicosocial. Estas actividades contaron con el apoyo de la Oficina Internacional para las Migraciones, la Alta Consejería para la Mujer, Universidad de Antioquia y las alcaldías municipales de Turbo, Chigorodó, Apartadó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here