Riosucio, Chocó al borde de un nuevo paro cívico: desigualdad, abandono administrativo y retrasos en la ejecución del contrato para mejorar y rehabilitar vías fluviales en el río Truandó, encienden la mecha.

0
580

El municipio de Riosucio – Chocó, enfrenta vientos de creciente descontento que podrían desencadenar en uno de los tantos paros cívicos que se han desarrollado en este municipio. Las razones son claras y contundentes: inoperancia administrativa, desigualdad social y una notoria falta de inversión social sumada a la mala ejecución y retrasos en la ejecución del contrato para mejorar y rehabilitar vías fluviales en este afluente y los incumplimientos a algunos acuerdos pactados con el actual alcalde de Riosucio.

Los consejos comunitarios de Clavellino, Truandó medio, Dos bocas, Taparal, La nueva, Quiparadó, pertenecientes a la cuenca del río Truandó y la Asociación campesina del municipio de Riosucio “ACAMURI” apoyados por otros sectores de la población, están preparando la logística para llevar a cabo este paro. Uno de los principales catalizadores del descontento es el controvertido contrato, firmado por el alcalde Conrad Valoyes Mendoza y la ASOCIACIÓN DE MUNICIPIOS URABÁ DARIÉN – CARIBE ASOMUDACAR en agosto de 2021, para mejorar y rehabilitar vías fluviales de los ríos Truandó, Chintadó y Quiparadó con un valor de $12.025.219.373. A pesar de que el plazo de ejecución era de cinco meses, el informe presentado indica que solo se ha avanzado en un 49%, dejando comunidades al margen y desatendiendo las necesidades vitales en cuanto a vías fluviales.

Los ríos de esta región, particularmente el Truandó, han sufrido durante décadas las consecuencias de la tala indiscriminada y la ineficaz intervención por parte de las autoridades. Las inundaciones y los desbordamientos son constantes, dejando a las comunidades afro e indígenas incomunicadas y en constante riesgo.

Además de los problemas con el contrato fluvial, las comunidades reclaman el incumplimiento de compromisos previos por parte del alcalde, entre los que se incluyen viviendas, motores y botes para las comunidades, así como infraestructuras comunitarias.
El descontento es tal que el alcalde Conrad Valoyes Mendoza se está convirtiendo en un referente negativo, siendo recordado como el alcalde que ha enfrentado el mayor número de manifestaciones en su mandato. La desconfianza de las comunidades hacia las autoridades crece día a día debido a los repetidos incumplimientos de acuerdos. La comunidad, cansada de esperar, ve en el paro cívico la única herramienta efectiva para exigir atención y respeto a sus derechos.

Finalmente, es alarmante observar cómo las comunidades han recurrido a movilizaciones y protestas como única vía de comunicación con un gobierno local que, hasta el momento, ha demostrado una preocupante indiferencia hacia sus necesidades y demandas.

La historia de Riosucio está siendo escrita, y de no llegar a acuerdos este capítulo será recordado como uno donde el pueblo decidió alzar su voz ante la adversidad.

 

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here