Acto de reparación para la población afro de Cacarica.

0
125

La espera, por alrededor de 10 años, terminó para la comunidad afro de Cacarica en Riosucio, Chocó. Por medio del cumplimiento de la orden proferida en la Sentencia del 20 noviembre del 2013, el Gobierno Nacional pidió perdón por las afectaciones provocadas durante la Operación Génesis.

Alrededor de 300 personas pertenecientes a la zona humanitaria Nueva Esperanza, y a los consejos comunitarios del Chocó, participaron en este acto de reconocimiento y perdón presidido por la vicepresidenta Francia Márquez Mina, por la violación a los derechos humanos durante la operación militar Génesis, que tuvo lugar en Cacarica, Chocó, en el año de 1997.

La operación, se llevó a cabo por el Ejército colombiano, provocó la muerte de varias personas y el desplazamiento forzado de cientos de habitantes de la zona.

En el acto de perdón, la vicepresidenta Francia Márquez Mina ofreció disculpas a las víctimas y a sus familias, reconociendo la responsabilidad del Estado en los hechos ocurridos durante la operación.

“Aceptamos, sin condiciones, la declaración de responsabilidad internacional del Estado colombiano realizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por los hechos establecidos en su sentencia. Reconocemos que ha existido un alto grado de impunidad y rechazamos la crueldad infligida en este caso contra las comunidades negras para intimidar, castigar, controlar, coaccionar y desalojar a sus miembros. Pedimos perdón a las víctimas de las operaciones militares y paramilitares de Génesis y Cacarica”, destacó la vicepresidenta Márquez.

Los actos de perdón aportan a las medidas de satisfacción y de dignificación, y al  avance del Plan Integral de Reparación Colectiva (PIRC), el cual se viene implementando con el Consejo Comunitario de la cuenca del río Cacarica, conformado por 23 comunidades y dos zonas humanitarias.

Para Georgina Puertocarrero Córdoba, presidenta de la junta directiva del consejo, este acto aporta a la reconciliación: “Es trascendental y muy significativo para nosotros, la memoria es importante para nosotros, la reconciliación y el perdón. Pero la memoria ya no la hacemos recordando, ni llorando, sino que  la hacemos proyectándonos, programándonos a través de esa visión que tenemos como consejo, para ser un referente en el Bajo Atrato en el 2030”, manifestó la lideresa.

La Unidad para las Víctimas, en cumplimiento del PIRC, ha adelantado diversas acciones como: la entrega de tres tractores, botes y otras dotaciones, con las cuales se han fortalecido los proyectos productivos que contribuyen al retorno de las prácticas comunitarias.

Además, en el 2021 les fue entregada la indemnización administrativa como colectivo, con un monto de $357 millones, recursos orientados a la recuperación de las fuentes de sostenimiento económico de la comunidad y a la superación de las afectaciones ocasionadas por el conflicto armado.

La Unidad para las Víctimas avanza en el cumplimiento de las medidas del PIRC en articulación con el Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Victimas, (SNARIV).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here