Masacre en Bajo Baudó, Chocó: cuatro indígenas y un afro fueron asesinados.

Las víctimas se encontraban desaparecidas desde el pasado 21 de junio.

Autoridades indígenas del pueblo wounaan confirmaron que fueron encontrados sin vida los cuerpos de una persona afro y cuatro indígenas de su comunidad, pertenecientes al resguardo Buenavista-Unión Pitalito en el municipio de Bajo Baudó, Chocó.

Las víctimas del hecho ocurrido en Playa de Orpúa, al sur de este municipio, fueron identificadas como José Antonio Hurtado Montaño y cuatro exestudiantes de la institución educativa del resguardo Buenavista: Luis Alberto Ismare Chamarra (22 años), Albis Puchicama Barrigon (25 años) y los hermanos Jhonsy y Erofio Mambache Carpio, de 23 y 25 años de edad respectivamente.

De acuerdo a Hernando Moya, consejero mayor y representante del pueblo wounaan, los cuatro jóvenes indígenas se habían trasladado hasta Playa de Orpúa, desde el pasado 13 de junio, con el fin de desarrollar algunas actividades agrícolas durante su periodo de vacaciones y así conseguir algunos ingresos para sus familias.

“En la noche del 20 de junio cuando estaban descansando, hombres armados llegaron por ellos. Personas de la zona solo se enteraron del hecho cuando al otro día fueron a buscarlos para trabajar y solo estaban algunas de las pertenencias en la casa donde se estaban hospedando”, manifestó Moya.

Acciones de búsqueda en la zona adelantadas por la Guardia Indígena, en compañía de la fuerza pública, permitieron encontrar e identificar los cuerpos sin vida de estas personas que según el consejero Moya no registraban amenazas previas.

“Este sector ha sido históricamente una zona de disputa entre actores armados como las Autodefensas Gaitanistas (AGC) y el ELN, por eso es posible que estos sean los autores de este asesinato“, aseguró Moya.

A través de un comunicado, dirigido a la comunidad nacional e internacional, el pueblo wounaan denunció lo ocurrido y le solicitó al Gobierno “brindar las garantías necesarias de Derechos Humanos de nuestra población y a la vez asuma con rigurosidad la investigación de esta masacre y no quede impune como muchos otros asesinatos ocurridos en el territorio nacional”, se indica en la comunicación.

Se espera que las víctimas sean trasladas hasta el resguardo Buenvista para que sus familiares y la misma comunidad puedan darle el último adiós.

“Exigimos que nos respeten la vida, que no le hagan más daño a nuestra población y al Gobierno que reactive los diálogos de paz de manera inmediata con los diferentes grupos armados”, concluyó Hernando Moya.

Sobre los hechos, la Organización Indígena de Antioquia también se solidarizó con las víctimas y sus familias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here