Familia desplazada del Chocó en Pereira denuncia ser víctima de hostigamientos y abuso policial.

Foto: Colprensa

La familia indican que han recibido amenazas de tres uniformados y los señalan de pertenecer a bandas delincuenciales de la ciudad.

Se conoció la historia de esta familia conformada por una madre cabeza de hogar y cinco hijos que que, en el año 2004, llegó a la capital risaraldense desplazada desde el departamento del Chocó y desde ese momento han vivido en un asentamiento informal del barrio Villasantana.

Según el relato de la mujer, a quien se le reserva su identidad, desde el año pasado ella y su familia han venido siendo víctimas de hostigamientos y amenazas por parte de tres miembros de la Policía, quienes los han señalado de ser integrantes de bandas delincuenciales y controlar el expendio de estupefacientes en el barrio el intermedio, por lo que manifestó que ella y su familia tienen miedo de lo que les pueda pasar.

“En estos momentos me siento muy asustada, temo por mi vida y la de mi familia pero mi temor no es con bandas delincuenciales, yo temo es de la justicia por ellos son los que me amenazan. Me tildan a mí y a mi familia como los lideres de una banda delincuencial del barrio El Intermedio, cosas que son falsas. Tengo un niño que tiene 9 años y los policías lo tildan como un niño sicario que porta armas“, expresó.

Expresó también que un medio de comunicación escrito ha sacado noticias utilizando su nombre e imagen, señalándola de ser líder de una banda de microtráfico, sin embargo, indicó que esta información no es verdadera y que responsabiliza a los tres policías que los han agredido, si algo le pasa a ella o su familia.

”Sacaron noticias sin mi consentimiento con mi rostro, diciendo que yo había matado personas. Los policías fueron directamente los amenazantes, uno de ellos llegó a golpear a mi cuñada. Nos colocaron en riesgo con bandas delincuenciales porque ellos dicen que nosotros controlamos una parte, hemos recibido disparos. Si algo le llega a pasar a alguno de mis hijos, familiares o amigos, los únicos responsables son esos policías porque de ellos hemos recibido amenazas”, relató.

La mujer manifestó también que en noviembre del año pasado fue, según ella, víctima de una captura irregular en la que la señalaban de haber cometido diferentes delitos. Sin embargo, siete días después fue dejada en libertad por falta de pruebas. Por el momento se espera una respuesta por parte de la Policía Metropolitana de Pereira en la que se aclare este presunto abuso policial por parte de uniformados de la institución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here