Niños damnificados de Riosucio, Chocó, recibieron estrenos.

Por: Color de Colombia

91 niños entre los 4 y 12 años de familias cuyas casas fueron destruidas por el incendio del 29 de noviembre, tuvieron una alegría gracias a los colombianos que respondieron a la campaña de Fundación Color de Colombia en alianza con las marcas de ropa Facol y Bambazú.

Por: Paula Andrea Ospina Buelvas* 

La docente Helena Lemos Mayoral, rectora de la Institución Educativa Femenina de Enseñanza Media (IEFEM), de Quibdó, ganadora en la categoría Educación de Afrocolombianos del Año 2020, fue la persona encargada de recibir la ropa infantil y de coordinar el equipo de entrega de las prendas donadas a los niños afectados por el incendio.

La entrega de estas prendas se realizó el 6 de enero del presente año y estuvo encabezada por Fausto Palacios, asesor organizativo de la Asociación de Consejos Comunitarios y Organizaciones del Bajo Atrato (ASCOBA), y por Ana Milena Córdoba, docente del colegio Comfachocó Quibdó, y Yarlenis Córdoba Ramos de la Defensa Civil.

La entrega de estrenos a 91 niños entre los 4 y 12 años se efectuó en una de las viviendas que sobrevivió al desastre. En esta se reunió a los padres y niños afectados por el incendio y se les entregó a cada uno su estreno.

“Me sentí muy contento de participar en la entrega de estreno para los niños damnificados por el incendio. Fue una bonita experiencia el verlos contentos y sonreír, algo que alegra mucho y además, importante también que nos conozcan y sepan que somos personas comprometidas por el bienestar de cada uno de ellos”, manifestó Fausto Palacios.

Los niños afectados por el incendio están siendo atendidos por el Gobierno Nacional y por algunos programas de bienestar. También, fundaciones ayudan con alimentos, ropa y otros enseres de primera necesidad. Las entregas de estos se han hecho a través de organizaciones como la parroquia de Riosucio, Ascoba y la Asociación Campesina del municipio de Riosucio, Acamury.

La administración municipal, a través de la Oficina de Desarrollo Comunitario y la Oficina de Riesgo y Desastres, junto a un comité que crearon las familias damnificadas del incendio, ayudó a identificar a los niños y niñas afectados que requerían de las ayudas.

Actualmente, las familias afectadas se encuentran en casas de familiares y viviendas de vecinos que resistieron a este desastre, recibieron atención humanitaria y un subsidio de arriendo por 6 meses por parte del Gobierno Nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here