Estos son los retos para la atención y reparación a las víctimas en Chocó para el 2021.

Comienza un nuevo año y las expectativas son mayores, las metas del 2020 se pudieron cumplir, pero los retos del presente año exigen mayor compromiso con la prórroga de la Ley de Víctimas.

La reparación de miles de víctimas en el departamento del Chocó es un hecho. Es así como durante el 2020 se reconocieron 3.263 indemnizaciones administrativas y judiciales por un valor que supera los 34.000 millones de pesos.

Pero la indemnización, esa carta cheque que recibe la víctima o las familias, no es el único proceso que repara, existen otras medidas a las cuales la Unidad le ha puesto el acelerador para lograr cerrar brechas que años atrás estaban muy abiertas. Por lo anterior, la mejora continua en los procesos y la toma de decisiones, se convertirán en la catapulta para mejorar las condiciones de vida de una población que cree en la Unidad para las Víctimas, porque entiende que se le está cumpliendo.

Poder cerrar los sujetos de reparación colectiva de Sabaleta en Carmen de Atrato, Mondo-Mondocito en el municipio de Tadó y San José del Palmar en el mismo municipio son los objetivos de esta territorial para este 2021. Sobre el particular, la directora de la Unidad para las Víctimas en esta región, Vanessa Palacios, dijo que “después de cerrar el sujeto de reparación colectiva de Guaduas en Carmen de Atrato, aprendimos de los errores y con ese conocimiento y experiencia que dejó Guaduas, lograremos avanzar y cerrar varios en esta vigencia porque se ha logrado concertar de buena manera lo que ellos consideran que son hechos reparadores”.

Así mismo, la directora de la Unidad en Chocó se compromete a continuar trabajando por la población víctima del departamento, a seguir conociendo de primera mano las necesidades de las comunidades y a trabajar de la mano con los líderes de estas.

“Es muy importante gestionar para el aumento en el número de indemnizaciones. Cerramos bien la vigencia 2020, pero estoy segura que podemos mejorar y alegrar la vida de muchos coterráneos”, agregó la funcionaria.

También quedó un rezago en la entrega de Esquemas Especiales de Acompañamiento Familiar que quedaron aprobados en la vigencia anterior, pero que no se pudieron entregar. Es el caso de Bojayá que tiene 45 esquemas para igual número de personas e Istmina con 95. Estos esquemas son una apuesta de la Unidad para apoyar en el avance hacia procesos de estabilización socioeconómica y reparación integral de familias en proceso de retorno y/o reubicación; se espera poder hacer estas entregas en las próximas semanas.

De igual forma, se continuará con las concertaciones comunitarias para avanzar en los planes de retorno y que cuenten con las condiciones para tal fin. “Este es un reto bonito para todos, porque es permitir que no se pierdan el arraigo y prácticas culturales propias de esta región”, agregó Vanessa Palacios.

Por otro lado, las jornadas de atención en los municipios se vieron afectadas por situaciones ajenas a la entidad, la emergencia sanitaria no permitió desplazamientos y mucho menos aglomeración de personas, lo que redujo este indicador, “pero ya se está trabajando para retomar estas jornadas de acuerdo con las solicitudes hechas por las administraciones municipales, pero teniendo en cuenta que se cumplan las condiciones de salud”, aseguró la directora territorial de la Unidad.

Somos Notiriosucio, llámanos o escríbenos al 3218365504.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here