“Bienes entregados por los paramilitares tienen problemas para ser monetizados”: director de la Unidad.

Así lo aseguró Ramón Rodríguez al referirse a los bienes que actualmente administra el Fondo para la Reparación a las Víctimas. El funcionario también dijo que los ‘fantasmas’ o temores de los posibles compradores alrededor de los mismos hacen difícil su comercialización.

El director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, afirmó que, de los 1624 bienes que se han recibido a través del Fondo para la Reparación, en el marco de la Ley de Justicia y Paz, el 60 % son rurales y “tienen problemas de pago de impuestos, ocupantes de hecho, bienes que no están en las mejores condiciones, y con los cuales nos toca adelantar un proceso de recuperación”.

La apuesta de la unidad con estos bienes, explicó el director de la entidad, es ponerlos en venta “pero estos inmuebles no cuentan con la extinción de dominio, entonces nos toca ponerlos en un proceso de arrendamiento para que nos generen ingresos y podamos pagar las indemnizaciones a las víctimas”.

“De forma paralela vamos adelantando todo el proceso para ponerlos al día, con el fin de buscar su monetización en el menor tiempo posible. Estos son bienes con dificultades, pero nos han representado ingresos para poder pagar esas sentencias judiciales, porque una vez entregan los bienes los postulados, hay que pagar la indemnización judicial”, detalló el funcionario.

Frente a un cuestionamiento de una víctima hecha en un facebook live de la Unidad, relacionado con los bienes de Salvatore Mancuso, el director de la Unidad para las Víctimas manifestó que, si bien este postulado entregó bienes, “cuando se hace una revisión de los bienes, estos tienen muchos problemas. Nosotros tenemos inmuebles que se han logrado legalizar y están el proceso de la monetización o hacer el remate para poderlos vender, pero por la misma naturaleza de estos bienes no es fácil hacer la monetización, una persona no está buscando comprar lo bienes de este exjefe paramilitar”, explicó.

“Existen esos fantasmas y temores frente a los bienes, lo que también dificulta legalizarlos. Por ejemplo, la casa de Salvatore Mancuso en Córdoba, la misma Unidad tuvo que tomarla en arriendo, allí funciona la oficina de la Dirección Territorial, porque no fue fácil venderla por su historial. El dinero del arriendo va al Fondo para pagar indemnizaciones judiciales”, agregó Rodríguez.

El funcionario reveló que la entidad se encuentra administrando otros inmuebles del postulado Mancuso y de otros postulados que están generando recursos, porque se encuentran arrendados y están en el proceso de monetización con CISSA, pero reiteró que dichos bienes “tienen ‘fantasmas”, por los “temores de que Mancuso vuelva a Colombia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here