Imagen lúgubre de una gigantesca malversación de recursos en el Chocó.

0
594

(Foto de Santos Henry López)

En la imagen se alcanza a observar la parte superior de un cargador medio cubierto de lodo y tierra en el río Nuquí.

Se trata de uno de los equipos de Conciviles, del Consorcio Vía al Mar Nuquí 2006, contratista fallido de la construcción de 18 kilómetros del tramo uno Nuquí-Cupirijo de la vía al mar Ánimas-Nuquí.

Este cargador está semienterrado en el lugar que se utilizó como fuente de materiales en el río Nuquí, a varios kilómetros de la cabecera municipal.

El contrato tenía una cuantía de 125 mil millones de pesos y los trabajos se iniciaron el 1 de febrero de 2010.

Se terminaron el 23 de diciembre de 2011 argumentando que dicha fuente de materiales no tenía ni la cantidad ni la calidad que se requería.

En los accidentados trabajos solo se construyeron 800 metros en la vía de acceso a la fuente de materiales. No se construyó ni un metro de la vía al mar en el tramo Nuquí-Cupirijo.

El Consorcio Vía al Mar Nuquí 2006 facturó 28 mil millones de pesos por esos 800 metros, que hoy desaparecieron tragados por la maleza. Lo que significa que se facturó 35 millones de pesos por cada metro de vía construida.

El gobierno nacional quitó al Chocó 74 mil millones de pesos remanentes de ese contrato, no ejecutados, y los reintegró a la tesorería nacional. Y lo hizo a pesar de que antes había afirmado que serían invertidos en terminar los estudios de los tramos 2, 3 4 y 5 de la vía al mar.

Este contrato representó una gigantesca malversación de recursos públicos y una burla la pueblo chocoano.

Y como símbolo lúgubre e indignante de este corrupto episodio queda la imagen de unos equipos semienterrados en el lodo en medio del río Nuquí.

Vía: Chocó 7 días

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here