En aislamiento se ‘recrudece’ la violencia contra líderes sociales.

La Procuraduría, Defensoría y la ONU alertaron sobre la grave situación de los defensores de derechos.

La Procuraduría, la Defensoría del pueblo y la ONU alertan sobre recrudecimiento de la violencia contra los líderes sociales en medio del aislamiento por el coronavirus.

En la Mesa Por la vida, en la que participan líderes sociales, diferentes entidades del Gobierno, organismos de control y representantes de la ONU, se alertó sobre la difícil situación de los defensores de derechos en medio de la pandemia. Según las entidades los ataques no cesan y los actores armados aprovechan el confinamiento para ubicar a los defensores.

El procurador Fernando Carrillo dijo que, contrario a lo que se creía que podía pasar, la violencia en algunas zonas del país se está recrudeciendo. “Aquí no puede traducirse en un conteo de personas asesinadas pero las cifras siguen siendo muy preocupantes. Según el movimiento Somos Defensores, hay más de 62 líderes asesinados en lo que va corrido del año. Según Indepaz (…) son 84 líderes sociales de los cuales 26 son en el departamento del Cauca, 24 excombatientes asesinados”, dijo.

Señaló que hay regiones con las que parece que se hubiera “ensañado” la violencia como en el Bajo Baudó, Chocó, Nariño, Cauca y Putumayo y particularmente el Cauca que presenta gran presencia de narcotráfico, grupos armados y estigmatización.

El defensor del Pueblo Carlos Negret también alertó sobre la situación en el Cauca y señaló que en medio del confinamiento los grupos armados aprovechan para hostigar a la población. Esa entidad ha generado 73 alertas entre marzo y abril por las amenazas y falta de garantías de la población. Además, por la difícil situación económica que están pasando en medio del aislamiento.

“Quienes ejecutan estas acciones violentas se aprovechan inclusive de la situación por el aislamiento obligatorio para ubicar a los defensores y defensoras y atacarlos”, dijo por su parte Alberto Brunori, representante en Colombia de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas Para los Derechos Humanos.

Reiteró que se debe dar un cese al fuego global para que las víctimas del conflicto no lo sean también del COVID-19. Según cifras de la entidad 22 defensores han sido asesinados entre ellos 4 mujeres y 38 casos están en proceso de verificación. Además también fue enfático en que el departamento de Cauca merece todo el acompañamiento.

Vía Caracol Radio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here