18 años de la masacre, Bojayá conmemora esta fecha honrando a sus muertos.

0
357

Después de casi dos décadas, la comunidad aún llora a sus muertos, sin embargo, este sábado recordará la tragedia con un componente muy especial: es el primer 2 de mayo en el que saben dónde reposan los cuerpos de sus familiares.

Han pasado 18 años desde aquel 2 de mayo, cuando el país se sacudió con uno de los actos más atroces de la historia del conflicto en Colombia. El estallido de un cilindro bomba, lanzado a la iglesia católica de Bellavista, cabecera municipal de Bojayá, Chocó, en donde la población civil se resguardaba de los enfrentamientos entre dos grupos ilegales, dejó más de 100 lesionados, miles de familias desplazadas y cerca de 83 víctimas mortales.
En noviembre de 2019, a solicitud del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá y el comité de impulso del colectivo, se llevó a cabo el proceso de articulación con la comunidad y las diferentes entidades para los actos de entrega digna de los cuerpos de la masacre, cuyo resultado fue el entierro final de 83 víctimas. La Unidad para las Víctimas realizó todo el acompañamiento psicosocial a los familiares de las víctimas de la masacre en el proceso de exhumación, identificación y entrega de los cuerpos.
De acuerdo con el director general de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, “el proceso de entrega digna de los cuerpos de las víctimas a sus familiares ha sido de las acciones más importantes que ha realizado la Unidad en sus años de trabajo, tiene un impacto directo tanto en las familias como en la comunidad, permitiendo tramitar el dolor que causó”.
“El poder conocer la verdad sobre las circunstancias de muerte y hacer los rituales de acuerdo con sus tradiciones, alivia, en cierta medida, el dolor causado por el conflicto”, añadió el director.
Este hecho tan importante para el pueblo bojayaseño, ha estado acompañado de una serie de acciones en las que la Unidad para las Víctimas ha invertido 1.032 millones de pesos entre el proceso de ruta y de implementación del Plan Integral de Reparación Colectiva del sujeto Comunidad Afro de Bellavista y con las que se han fortalecido las iniciativas colectivas y productivas que fueron afectadas por el conflicto.
“Aunque el proceso ha sido lento, se ha avanzado en varias cosas, en lo que las víctimas han concertado con la Unidad”, manifiesta Herling Perea, representante legal del Comité 2 de mayo del sujeto Comunidad Afro de Bellavista. Ese es el caso de la panadería y la tienda comunitarias y la casa comunitaria o bodega, que son iniciativas concertadas, cuya construcción es articulada con la administración municipal y son proyectos que, de acuerdo con Herling, “están avanzando”.
Esta obra, según lo señala el director de la Unidad “brindará oportunidades de comercialización comunitaria y capacidad organizativa para administrar una fuente importante de ingresos”.
Asimismo, la entidad entregó una embarcación, que de acuerdo con lo manifestado por la comunidad, les permite acceder a la comercialización de sus productos, así como transportar a miembros de la población.
La comunidad también ha recibido dotaciones de mobiliario comunitario, equipos tecnológicos, uniformes e implementos deportivos, y dotaciones para el laboratorio de química de la institución educativa César Conto, acciones que fortalecen los procesos formativos y organizativos del colectivo.
La Unidad para las Víctimas ha logrado indemnizar individualmente, a 884 personas con una inversión de más de siete mil doscientos millones de pesos. Según José de la Cruz Valencia, miembro del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá, “en lo individual, muchas personas han logrado, después de vivir los hechos, formarse en la línea de lo profesional y ayudar a que otros lo hagan”.
También se han realizado estrategias psicosociales como la de recuperación emocional grupal en la que han participado 807 personas; la entrega de 1.562 cartas de dignificación y el apoyo a 256 acciones simbólicas.
El avance en la implementación de todas las acciones ha tenido un impacto positivo en la comunidad, ya que ha contribuido en el fortalecimiento de su identidad, el reconocimiento del buen nombre, la reconstrucción de la memoria, la mitigación del dolor, el bienestar, la preservación de sus prácticas ancestrales y tradicionales como los alabaos y el gualí, entre otros.
Durante esta última semana de abril, los hogares bojayaseños se han dedicado a tejer y a bordar piezas simbólicas, han elevado oraciones y utilizado banderas en las fachadas de sus casas como ofrenda a la paz que les fue arrebatada. De manera gradual, los familiares de las víctimas de la masacre se acercarán al mausoleo en donde reposan los restos de sus esposas, hijos, padres, madres, hermanos, tíos, tías, nietos y más. Cantarán sus alabaos y encenderán una vela desde su casa, para agradecer, que después de 18 años, por fin las almas de sus muertos, descansan en paz.
La Unidad para las Víctimas se une a la conmemoración de la comunidad Afro de Bellavista, cabecera municipal de Bojayá y continúa comprometida, junto con las entidades del Gobierno Nacional en el proceso de reparación de este sujeto.
La reparación colectiva de otras dos comunidades en Bojayá
En Bojayá, hay tres sujetos de reparación colectiva de acuerdo con el Registro Único de Víctimas (RUV); la Comunidad Afro de Bellavista, los Consejos Comunitarios de Bojayá y las Comunidades Indígenas de Bojayá.
Con respecto al sujeto de reparación colectiva Consejos Comunitarios de Bojayá, se proyecta la protocolización del Plan Integral de Reparación Colectiva para este año.
Sobre el colectivo Comunidades Indígenas Embera – Dóbida de Bojayá, su PIRC está en proceso de implementación y durante la vigencia 2019 se avanzó en la entrega de tres embarcaciones comunitarias que aportan al fortalecimiento de la comercialización de productos de las comunidades. Asimismo se llevó a cabo entrega de materiales para la construcción de tres tambos (kioscos comunitarios tradicionales del pueblo embera), trabajo que será articulado con la administración municipal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here