Con tecnología de punta se monitorea emisiones de mercurio en Antioquia y Chocó.

El Programa Oro Legal de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) reinició el tercer ciclo de mediciones de concentración de mercurio en el aire en nueve municipios de tradición minera de los departamentos de Antioquia y Chocó (Segovia, Remedios, El Bagre, Caucasia, Zaragoza, Santafé de Antioquia, Quibdó, Condoto e Istmina).
Con un protocolo revisado en conjunto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y un cronograma de muestreo preestablecido, que incluye rutas periódicas en horarios y condiciones climáticas diferentes, se monitorea la calidad de aire en cada uno de los municipios.

Los muestreos, que iniciaron en el año 2016, se realizan con un espectrómetro de absorción atómica tres veces al año y cada uno de estos momentos incluye recorridos de cuatro horas diarias durante cuatro días consecutivos, bien sea en moto, vehículo o a pie según las condiciones que existan para el desplazamiento.
La información obtenida se procesa y los puntos críticos se georeferencian en mapas de calor que indican la variación que hubo entre un ciclo de monitoreo y otro, respecto a la exposición de la población a concentraciones máximas, promedio y mínimas de mercurio.
Las mediciones anuales de mercurio en el aire, que son las únicas de este tipo en Colombia, permiten generar datos reales, válidos y comparables, además, proporcionan información científica a gobiernos y entidades para la toma de decisiones en materia de salud pública y calidad del aire.
Análisis de resultados
En 2016 se partió con una línea base que mostró, en el municipio de Segovia, concentraciones por encima de los 1,000 ng de mercurio (representadas en la gráfica como zonas rojas o hot spots) en áreas urbanas con población vulnerable y zonas donde se ubican las compras de oro y entables.
Además del monitoreo de concentraciones de mercurio en el aire, se realiza balance de masas en minas subterráneas y de aluvión que reciben acompañamiento para su proceso de formalización. Es un procedimiento que mide el uso y las pérdidas de mercurio en el beneficio de oro. Según estas mediciones, se ha podido determinar un cambio positivo en el comportamiento de los pequeños mineros con relación al uso de este metal líquido.

En 2015 para extraer un gramo de oro utilizaban 30 gramos de mercurio, cantidad que se redujo a 14 gramos en 2016.

En 2017 por cada gramo de oro extraído utilizaron 7.46 gramos de mercurio; y en las mediciones de 2018, esta cifra bajó a 4.41 gramos de mercurio por cada gramo de oro. Los resultados indican que en los tres últimos años el uso de mercurio, en las minas que surten su proceso de formalización con el Programa Oro Legal de USAID, se redujo en un 85%.

La entrada en vigencia del artículo 3 de la Ley 1658 de 2013 (Ley de mercurio), los controles a la importación y comercialización de mercurio (Decreto 2133 de 2016), las campañas de concientización sobre sus riesgos promovida por diferentes instituciones y las iniciativas de formalización promovidas por la Gobernación de Antioquia y la cooperación internacional han contribuido con estos resultados.
El analizador de mercurio o espectrómetro de absorción atómica es un equipo versátil de alta sensibilidad que monitorea y detecta en tiempo real el vapor de mercurio y su concentración en el aire. Este equipo realiza pruebas de vapor de mercurio en intervalos de 20 ng/m3 a 50.000 ng/m3.
Adicionalmente, con un GPS se realiza la georreferenciación de los recorridos con un intervalo de almacenamiento de datos de un segundo, de tal forma que estos, se pueda cruzar con la información del Lumex para su análisis.

Exposición al mercurio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la exposición constante y sistemática a los vapores de mercurio (Hg) puede causar graves problemas a los sistemas nervioso, digestivo e inmune y supone una amenaza al desarrollo del bebé no nacido y durante sus primeros años de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here