El barrio El Bosque, en Chigorodó, avanza hacia la reparación integral.

Mediante actos culturales y simbólicos también se honró la memoria de las víctimas de la masacre ocurrida el 12 de agosto de 1995, en la que fueron asesinados 9 hombres y 3 mujeres.

Desde que se aprobó el Plan de Reparación Colectiva del barrio El Bosque, en Chigorodó, (Antioquia) en el 2015, se ha venido avanzando en su cumplimiento mediante el acompañamiento a la realización de actos simbólicos, disculpas públicas y de dignificación, así como la implementación de la estrategia Entrelazando que aportan a la reconstrucción del tejido social de esta colectividad conformada por 23.400 sobrevivientes.

Desde que se aprobó el Plan de Reparación Colectiva del barrio El Bosque, en Chigorodó, (Antioquia) en el 2015, se ha venido avanzando en su cumplimiento mediante el acompañamiento a la realización de actos simbólicos, disculpas públicas y de dignificación, así como la implementación de la estrategia Entrelazando que aportan a la reconstrucción del tejido social de esta colectividad conformada por 23.400 sobrevivientes.

Con el barrio el Bosque se avanza en la fase de Implementación del Plan de Reparación colectiva, constituido por 10 medidas y 17 acciones de reparación integral, encaminados a restablecer las afectaciones colectivas sufridas a cauda del conflicto.

Justamente, una de esas medidas ha sido la conmemoración, dignificación de la memoria de las víctimas y acompañamiento a los sobrevivientes. En esta ocasión, mediante actos simbólicos y culturales, se honró la memoria de las víctimas en los 22 años de ocurrida la masacre, el 12 de agosto de 1995, en la que fueron asesinadas 9 hombres y 3 mujeres, que departían en un establecimiento conocido como el Aracatazo; esto forma parte de las actividades que se vienen realizando desde su inclusión en la Plan de Reparación Colectiva, en el 2014, cuando iniciaron este proceso con la Unidad para las Víctimas.

Con mensajes de paz, reconciliación, cantos, poesía, sancocho comunitario por parte de los familiares y la siembra de plantas ornamentales alrededor de la placa conmemorativa, develada el año pasado, una vez más se unieron a un sentimiento común de esperanza, unidad, donde se afianzaron los lazos de amistad y solidaridad de un barrio que camina hacia la reconciliación, pero que se resiste a olvidar.

Otro significativo avance ha sido el fortalecimiento del comité de impulso, mediante la capacitación de sus 12 integrantes en habilidades psicosociales, que ha facilitado la implementación de la estrategia Entrelazando, una labor que cumplen a cabalidad los tejedores y tejedoras, sirviendo como soporte para el resto del colectivo, en la reconstrucción de sus prácticas grupales en el ámbito cultural, social y comunitario.

Este proceso tiene características distintas a las demás comunidades rurales que acompaña la Unidad, ya que es un barrio ubicado en el municipio de Chigorodó, el más grande en esta localidad, que en el pasado era un bosque, en el que se asentó esta invasión y que origina su nombre, habitado en su mayoría por trabajadores bananeros, vendedores ambulantes, obreros y personas que llegaron de otros lugares.

Hoy, los sobrevivientes del Aracatazo, avanzan en la recuperación de los espacios propios, perdidos como consecuencia del conflicto, mediante la articulación con las instituciones del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a Víctimas 8Snariv).

Ellos trabajan para devolverle al barrio y a las nuevas generaciones, los escenarios propicios para la restitución de los derechos colectivos, que les permitan gozar de los beneficios del posconflicto, los que, justamente, se comienzan a adquirir mediante la recuperación de la confianza en el Estado y sus entidades, a medida que se vinculen en la implementación y ejecución de las acciones y compromisos institucionales.

Todas estas actividades, plasmadas en el Plan de Reparación Colectiva de El Bosque, se han ido convirtiendo en realidad a través de la vinculación del ente territorial, la Gobernación de Antioquia, la estrategia “Mambrú no va a la guerra”, de la Agencia Nacional para la Reintegración, la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), el Ministerio de Cultura, el Ejército Nacional, la Mesa Municipal de Víctimas y el Departamento Administrativo del Deporte, la Recreación y la Actividad física (Coldeportes), entre otras entidades y organizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here