“Cuando sea posible el retorno de los indígenas del Litoral de San Juan, vamos a propiciarlo”: Alan Jara.

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas inició la entrega de ayuda humanitaria inmediata a 31 familias indígenas desplazadas del Chocó que permanecen en el Centro de Atención Juvenil de Buenaventura.

Las 31 familias de la comunidad Charpié Tordó que se desplazaron masivamente de su territorio en el Litoral de San Juan, en el Chocó, y que se encuentran desde febrero en el Centro de Atención Juvenil de Buenaventura, reciben ayuda humanitaria inmediata por parte la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Esto, en respuesta a una solicitud por parte de la Alcaldía del Puerto, que en compañía de otras entidades ha venido atendiendo esta emergencia. Los giros que constituyen la ayuda, calculada para dos meses, pueden ser reclamados desde el día de hoy.

Alan Jara, director de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, en visita de hoy a Buenaventura, dijo que “traemos unas ayudas humanitarias para poder mitigar las necesidades, las primeras carencias. La idea es que cuando sea posible el retorno, podamos propiciarlo. Si hay algunas dificultades en materia de orden público, que tienen que superarse desde  luego, también cabe la posibilidad de una reubicación concertada con las comunidades”.

Mañana viernes, en la Gobernación del Valle se reunirá el Comité Técnico Temporal encargado de construir una propuesta de intervención conjunta en la cuenca del río San Juan, apuntando a mejorar las condiciones generales de la comunidad, explicó la directora territorial en el Valle de la Unidad para las Víctimas.

En dicho comité participan las gobernaciones del Valle del Cauca y del Chocó, las alcaldías de Buenaventura y Litoral de San Juan, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, la Defensoría del Pueblo y la fuerza pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here