El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.

                         POR. NAYITH FARITH MORENO CAICEDO.

Este es el Municipio Riosucio Chocó, un pueblo más antiguo que Bogotá, y con casi todas las necesidades básicas insatisfechas, con una juventud a riesgo de sumirse en la drogadicción y el alcoholismo, donde la mayoría de sus alcaldes terminan presos y la plata que debería invertirse en el pueblo en ocasiones termina en los bolsillos de unos pocos… Gente hospitalaria, mujeres hermosas, hombres trabajadores, líderes y lideresas que compiten con el conflicto armado y la corrupción…
Pero también hay muchos que se esconden bajo esas descripciones. Figuran ser buenos pero desangran al pueblo, idolatran a los corruptos y obstaculizan las buenas gestiones…Los pueblos no debemos seguir siendo indiferentes ante los actos malintencionados de los corruptos.

Es triste ver como la política en el municipio de riosucio se ha convertido en un negocio en el cual a medida que pasan los años se incrementa más el costo de las campañas para ser elegido alcalde, situación que preocupa porque con estos sobre costos solo se logra que los candidatos lleguen más comprometidos con altas deudas económicas y no con el verdadero compromiso que debería ser la inversión social, el empleo y el destierre de la corrupción administrativa que nos ha hecho tanto daño en la búsqueda del tan anhelado encuentro de una solución definitiva a los tantos años de atraso que vive riosucio.

Riosucio necesita propuestas sanas que nos lleven a soluciones definitivas de problemáticas como la falta de agua potable y saneamiento básico, el destaponamiento de nuestros ríos, la generación de empleo, un servicio de salud digno para nuestra gente entre muchas cosas mas y no políticas de 4 años de campañas repartiendo recursos comprando conciencia a tal punto que son tantos los recursos que se reparten que cuando logran el objetivo que es ganar las elecciones no pueden gobernar porque en la sombra están los mal llamados inversionistas electorales, quienes a la larga tiene la batuta de los destinos de nuestros pueblos porque definen puestos, contratos y porque no decir futuras campañas.

son los riosuceños los que a diario sufren con la falta de inversión social, de empleo de mejores servicios de salud, del taponamiento de los ríos, del mal estado de las vías,  pero también son algunos riosuceños los que venden su conciencia, venden su voto, sin pensar que con esas malas decisiones contribuyen a el fracaso de nuestro querido pueblo y son esos riosuceños los primeros que apenas comienzan los gobiernos se quejan en las esquinas de que algunos alcaldes les pagan mal en sus administraciones, olvidándose así de los recursos que les invierten en campañas como son  pipas de gas, zinc, comida, ropa, entre otras cosas por esas y muchas razones concluyo esta columna diciendo tomemos conciencia porque:

           El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here