INVÍAS culmina dragado de mantenimiento en Boca Coquito, en el golfo de Urabá.

  • Con la culminación del dragado de mantenimiento de Boca Coquito, el Gobierno nacional cumple con el compromiso de reactivar la transitabilidad y conectividad del Chocó con el golfo de Urabá, lo que beneficia a cerca de 50.000 colombianos.
  • Las actividades de dragado, ejecutadas por un valor de $6.000 millones, lograron extraer 194.000 m3 de sedimento, proporcionándole al canal una profundidad de 4,5 m y habilitando el paso de embarcaciones de carga y pasajeros.
  • 5.000 manglares son sembrados con el propósito de subsanar efectos causados por el dragado en la fauna y flora que habitan la desembocadura del río Atrato.

Para mejorar la conectividad fluvial de los colombianos que residen en la cuenca del río Atrato entre Quibdó y el Urabá Antioqueño, el Instituto Nacional de Vías (INVÍAS) culminó el 100% de las actividades de dragado de mantenimiento en Boca Coquito en el municipio de Turbo, Antioquia, uno de los canales de transporte estratégicos para dinamizar la economía regional y facilitar el trasporte de carga y de pasajeros desde y hacia el golfo de Urabá.

De acuerdo con la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco Gómez, “La ejecución de proyectos como el dragado de mantenimiento de Boca Coquito promueve la conectividad entre los territorios apartados con las ciudades capitales y los centros de comercialización y producción más grandes del país. Este proyecto hace parte de la Nueva Visión de la Política Logística encaminada a la intermodalidad del transporte, la cual prioriza la articulación eficiente entre modos”.

El dragado de mantenimiento de Boca Coquito concluyó con la extracción de 194.000 m3 de sedimento, proporcionando una profundidad de 4,5 m y facilitando la navegabilidad para las embarcaciones de carga y de pasajeros desde Quibdó hacia Turbo y Apartadó. La culminación de esta obra refleja el compromiso del Gobierno nacional por incentivar la rentabilidad social y mejorar las condiciones de vida para cerca de 50.000 colombianos. Para ello, desde el INVÍAS destinamos $6.000 millones con el fin de recuperar las dimensiones de profundidad del río Atrato, alteradas por los altos niveles de sedimentación como consecuencia de las corrientes contrapuestas en la desembocadura del mar Atlántico”, afirmó el Director Operativo del INVÍAS, Juan Esteban Romero Toro.

De manera paralela a las actividades de dragado, se llevó a cabo un plan de compensación social con base en las necesidades de la población de Boca Coquito que tuvo entre sus actividades: la construcción de una casa comunitaria con su dotación, obras de saneamiento básico, el mantenimiento de la planta eléctrica comunitaria con la cual se garantiza el suministro de energía y, finalmente, la construcción de un paso elevado para transportar la gasolina que requiere esta planta. La construcción de estas obras civiles contribuyó a la generación de empleo en el corregimiento, ya que la mano de obra y los insumos fueron proveídos por los residentes.

Con el propósito de subsanar efectos causados por el dragado en la fauna y flora que habitan la desembocadura del río Atrato, también se puso en marcha la siembra de 5.000 manglares. “Es una iniciativa valiosa para todos los que habitamos Boca Coquito y vivimos del río y su riqueza natural”, no duda en reconocer Elida Vivas, una emprendedora, madre de 6 hijos, nacida en el corregimiento, que sueña con expandir su negocio basado en la comercialización de miel de abejas y hace parte del grupo de seis mujeres contratadas para llevar a cabo la labor.

La implantación del mangle es una labor que no todos saben realizar, ni son capaces de hacer, por eso fuimos las elegidas. Día a día, mis compañeras y yo nos traslados en una barca hacia el vivero que acomodamos a la orilla del río, recogemos las canastas con los mangles de máximo 20 cm de alto y remamos durante media hora hacia la zona de depósito, donde está el sedimento dragado y estamos implantando las especies”, declara Elida, agradecida por el plan de compensación, ya que los manglares contribuyen a la supervivencia de las abejas y los peces.

El trabajo comienza cuando estas seis mujeres, en compañía de algunos de sus hijos, descargan las canastas y se adentran en la zona de depósito, un terreno fangoso de aproximadamente 16 hectáreas que las consume conforme van avanzando. Elida y sus compañeras deben abrir pequeños huecos cada 2 metros, mientras sus piernas se hunden hasta el punto de no poder caminar, y empezar a gatear sobre el lodo para empezar a cubrir la totalidad del terreno con las 5.000 semillas de manglar.

Con una mirada tímida, una gran sonrisa y sentada sobre su barca, Elida resalta que se siente orgullosa de ser parte del eje ambiental del proyecto: “Para nosotros dragar el río es fundamental, por ahí nos movilizamos, transportamos nuestra comida, nuestros medicamentos, auxiliamos nuestros enfermos y nos movilizamos desde Antioquia hacia Quibdó en el Chocó, es nuestro único medio para comercializar los productos, en mi caso, la miel de abejas. Sin embargo, los demás ciudadanos viven de la comercialización de pescado, madera y redes de pesca artesanal. Para nosotros el cierre de la Boca Coquito es el camino a la escasez, la pobreza y el desplazamiento forzado, por eso reconocemos la importancia de este dragado”.

De esta manera, el Gobierno nacional, a través del INVÍAS, reitera su compromiso con las comunidades que tienen como medio principal de transporte las cuencas hídricas de nuestra geografía nacional, ejecutando y desarrollando las obras fluviales que mejoran la movilidad, reactivan la economía local y facilitan el desarrollo y la conectividad regional para millones de colombianos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here