En el Chocó, más de 1.100 familias indígenas y afrocolombianas vulnerables están siendo atendidas por Prosperidad Social.

0

• Estas intervenciones cuentan con una inversión de más de $6.400 millones y se desarrollan con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).
• IRACA constituye una intervención integral con enfoque diferencial a través de proyectos de seguridad alimentaria y el fomento de prácticas productivas.

Un total de 1.190 hogares indígenas y afrocolombianos están siendo atendidos por el Departamento para la Prosperidad Social en Riosucio (360), Bojayá (400) y Carmen del Darién (430) en el Chocó, a través del programa IRACA que permite empoderar y dar herramientas a comunidades étnicas vulnerables para que puedan trabajar en su propio desarrollo.

El programa IRACA es una estrategia del Gobierno nacional que promueve la seguridad alimentaria en torno a los ejes de disponibilidad, acceso y consumo; contribuye al fortalecimiento de los participantes y de sus comunidades, e impulsa proyectos productivos comunitarios que contribuyan a la dinamización de las economías propias.

“Con la vinculación de estos hogares al programa IRACA, que se suman a los 10.000 en el territorio nacional, cumplimos con la meta establecida y contribuimos al mejoramiento de las condiciones de vida y la mitigación del riesgo de desaparición física y cultural de estas familias pertenecientes a comunidades étnicas”, afirmó Susana Correa Borrero, directora del Departamento para la Prosperidad Social.

La Guajira, Caldas, Cauca, Cesar, Chocó, Guainía, Nariño, Putumayo y Valle del Cauca son los 9 departamentos en los que se están atendiendo 515 comunidades de 62 resguardos indígenas y 28 consejos comunitarios, con una inversión total que supera los $61.000 millones.

De acuerdo con las fases de la ruta operativa del Programa, a la fecha se han adelantado las etapas de socialización, concertación y vinculación; diagnóstico y formulación de proyectos, y actualmente los hogares se encuentran en la etapa de implementación de proyectos de los componentes de seguridad alimentaria, fortalecimiento social y organizacional, y proyectos productivos comunitarios.

“Esta atención se logra con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Esperamos que para la siguiente intervención 2019-2020, podamos atender con el programa a 13.800 familias en 28 municipios de 10 departamentos”, afirmó por su parte el director de Inclusión Productiva de Prosperidad Social, Carlos Bernal Díaz.

No hay comentarios

Dejar respuesta