En Urabá han sido entregados más de $390 millones en indemnizaciones este año.

0

En este territorio se realizó la segunda entrega en el año, en la cual fueron indemnizados 35 sobrevivientes con recursos que superan los $ 313 millones, por diferentes hechos victimizantes.

En la sede administrativa de la Unidad para las Víctimas territorial Urabá-Darién se llevó a cabo el acto de entrega de indemnizaciones a 35 sobrevivientes del conflicto armado, con la presencia de Elizabeth Granada Ríos, directora de la entidad en esta región, quien recordó a los beneficiados que la reparación va más allá de la entrega de un recurso.

“Un porcentaje de las víctimas desconoce las demás medidas de reparación contempladas en la Ley 1448 de 2011, entre ellas, satisfacción, rehabilitación, restitución, garantías de no repetición; muchos de los que están en este recinto, estoy segura, han recibido acompañamiento psicosocial, talleres de educación financiera que orientaron sobre el buen uso de este recurso que hoy reciben”, indicó la funcionaria, al tiempo que interactuaba con los presentes.

El recurso entregado en esta ocasión, asciende a los $313.375.384 millones, sumando así, con la primera jornada, $392.079.890 girados a sobrevivientes residentes en los municipios antioqueños de Arboletes, Necoclí, Turbo, Apartadó, Chigorodó, Mutatá y en la población chocoana de Riosucio, quienes harán efectivo el recurso en la entidad bancaria del respectivo municipio.

Detrás de cada sobreviviente que recibe la indemnización, hay una historia dolorosa, pero también de sanación y superación, como cuenta Fernando Jaramillo, Jiménez*, sobreviviente de 60 años, con orientación sexual e identidad de género diversa, víctima de delitos contra la libertad e integridad sexual en el marco del conflicto armado.

Aunque este tipo de hechos aún no son contados por muchos, Jaime entendió con los años que para emprender la sanación de sus heridas era necesario romper el silencio. “La Unidad ha sido un bálsamo, una oportunidad para aprender, sanar, estoy muy agradecido por esta indemnización, es un alivio, vamos a seguir adelante, muchas gracias, esto es un cambio para mí, que ya tenía en mi interior”, asegura.

A sus 60 años, habla con naturalidad sobre su orientación sexual y cuenta su historia de vida como el más valiente de los sobrevivientes. No obstante, le ha costado recuperarse de ese hecho que marco su vida y que lo llevó alguna vez, incluso, a no querer vivir. “Mi vida ha cambiado. Hago parte de la Mesa de Víctimas con orientación sexual diversa de la subregión de Urabá, agradezco a la Unidad por tenernos en cuenta como población LGTBI, por cumplir con la ley en esta región”, cuenta Jaramillo.

Hoy ve en la indemnización la posibilidad de realizar sus sueños: “Esto llega en el momento que más lo necesitaba, apenas estoy superando una calamidad familiar que tuve en diciembre, esto es un alivio para solventar unas necesidades que tengo”, agrega.

Por su parte, Harry Garcés, de 74 años, y con un importante trabajo de liderazgo realizado cuando hacía parte de la Mesa de Víctimas de Arboletes, reconoce que recibir esta indemnización es importante para él, “da un mensaje de la importancia de pasar del asistencialismo a la inclusión”, dice.

“Pienso mejorar mi calidad de vida para seguir trabajando por las demás víctimas del conflicto armado, debo agradecer la gestión de los funcionarios de la Unidad que han contribuido a que esto sea una realidad. Es necesario enfatizar en el avance que como víctimas debemos tener, para no depender sólo de este recurso, también de nuestros medios para una verdadera superación”, afirmó Harry.

La subregión, Urabá Darién, está integrada por 10 municipios de Antioquia y 4 del Darién chocoano. Allí se registran 417.448 víctimas del conflicto armado, en las cuales la Unidad ha invertido en indemnizaciones, hasta el 2018, alrededor de $35.000 millones.

No hay comentarios

Dejar respuesta