Volvió la salud y el bienestar a Cupica, y a las poblaciones del Noroccidente de Chocó.

0

Más de dos mil habitantes provenientes de las comunidades afrodescendientes e indígenas y costeras de Antadó, Bahía Solano, Chaquera, Chocorotó, Cúpica, Guarin, Huaca y Nabugá en el departamento de Chocó, atendieron al llamado de la Armada de Colombia para ser beneficiados con la entrega de cerca de cinco toneladas de ayudas humanitarias, así como atención médica especializada.
Durante los dos días de intervención se entregaron las toneladas de ayudas humanitarias, representadas en ropa, calzado, juguetes, medicamentos y alimentos no perecederos, agua, preservativos, entre otros, que fueron transportados por vía marítima a bordo del buque “ARC Bahía Málaga”.
Así mismo, 45 médicos y especialistas en odontología, psicología, odontopediatría, medicina interna, ginecología, medicina general, optometría, fisioterapia, enfermería, fonoaudiología y pediatría, entregaron con cariño y dedicación todo su conocimiento para atender algunas de las problemáticas de salud de los asistentes, logrando realizar 2.586 atenciones y servicios médicos. De igual manera, se entregaron 56 gafas, más de 100 preservativos y una silla de ruedas.
Gracias a la oportuna atención médica se evacuó por vía marítima a una mujer que presentaba una infección respiratoria aguda y neumonía, quien fue trasladada al hospital más cercano en el municipio de Bahía Solano.
Esta jornada de apoyo al desarrollo tuvo una inversión representada en apoyo logístico y donaciones de aproximadamente $1.367.998.000 y hace parte de la estrategia de acercamiento y mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones vulnerables adelantada por la Armada Nacional en coordinación con entidades públicas, privadas y no gubernamentales, que desarrollaron esta nueva jornada con la participación de un nutrido equipo interdisciplinario que viajo desde diferentes lugares de Colombia hasta el corregimiento de Cupica, ubicado en el noroccidente del Pacífico colombiano, una región con mucha riqueza natural y oportunidades para surgir de la vulnerabilidad.
Héctor Muriel; Párroco de la población, se mostró complacido por la presencia de las instituciones. “Quiero agradecer a la Armada Nacional por este regalo que le hacen a nuestro corregimiento, esto es hacer Patria, agradecemos a todas las organizaciones que han venido a Cupica”.
Por su parte, los Marinos e Infantes de Marina asistentes y protectores del azul de la bandera en la región, junto a la banda de músicos de la Fuerza Naval del Pacífico, fueron los encargados de amenizar la jornada y llenar de alegría; a los niños y niñas, con actividades lúdicas recreativas y regalos para los asistentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta