Crónicas de un Gobernador.

0

La política es una ciencia de la gobernación de un estado o nación, y también un arte de negociación para conciliar intereses. Que es, la ciencia de servir también se dice, ¿entonces porque hay políticos que no sirven?
El origen del sufragio ciudadano para elegir altos funcionarios del estado y las corporaciones públicas, se remonta a la época conocida en Colombia como la patria boba, 1810 – 1816. El derecho al voto en 1810 fue excluyente apenas se consagra en la constitución de este año y luego en las de 1815 y 1821, aunque desde las guerras de la independencia los patriotas peleaban por el derecho a elegir.

En todo caso, quedaron excluidos del derecho al voto los esclavos, los analfabeta, las mujeres y los pobres. En 1853 incluye a hombres mayores de 21. según el historiador Jorge Orlando Melo, explica que las guerras civiles más sangrientas del siglo XIX, la de 1860 a 1862 y la de los mil días (1899 a 1902) se hicieron por conflictos sobre leyes electorales, pues quien estaba en el gobierno terminaba eligiendo porque era el que escrutaba.
en 1931 se determinó que en cada mesa de votación hubiera un recipiente con tinta indeleble o cualquier otra solución química de este tipo, para que el votante untara el dedo índice, que buscaba evitar suplantaciones. En 1954 se concede a la mujer el derecho para elegir y ser elegida, en 1975 se rebajó en tres años el derecho a recibir la cédula, que hasta entonces se otorgaba a los 21.
El chocó comprende las selvas del Darién y las cuencas de los ríos Atrato y san juan. Fue fundado como provincia en 1726, erigido como intendencia en 1906 y como departamento 1947. Estos datos históricos busca ponerlos en contexto sobre la evolución del voto en Colombia…
El 26 de octubre de 2015 el pueblo Chocoano acudió una vez más a las urnas a elegir a sus gobernadores locales y regionales. por supuesto la región del Bajo Atrato y en especial el municipio de Riosucio que su gran mayoría creyó en la campaña que buscaba llevar a la gobernación del departamento al doctor Jhoany Carlos Alberto Palacios Mosquera (domingo), que prometió por primera vez brindar oportunidades reales a todas las subregiones, lo que calo perfectamente con las necesidades de la región del bajo Atrato que por décadas ha vivido del abandono del gobierno nacional y departamental.
Pero una vez posesionado el actual gobernador, sus promesas quedaron en vano, y no solo incumplió lo prometido en campaña, sino que ha jugado con las manifestaciones que el pueblo cansado ha realizado exigiendo garantía de derechos.
La miga interétnica
En el último paro cívico por la dignidad del chocó, los miembros del comité además de presentar un nuevo pliego de peticiones exigieron al gobernador respetar y cumplir los acuerdos pactados en la minga interétnica.
Pero los incumplimientos del gobernador no solo se conocen en Riosucio, en otras regiones a las que prometió brindar oportunidades y ha pactado acuerdos, sólo ha dejado desilusión.
Las promesas sobre destaponamiento del río salaquí, mejoramiento de vías, el plan de choque que se aplicaría 15 días después del paro en los trabajos de los 4km de la carretera Riosucio Bajirá, estudios y diseños del hospital siguen siendo un compromiso incumplidos a la espera que el Gobernador del Chocó se reivindique con los Riosuceños quienes con el pasar de los día fortalecen su deseo de nuevas movilizaciones, esta vez con el agravante que ya no creen en la palabra de ese personaje que ayer cautivó la atención de la mayoría de los votantes del citado municipio “Gobernador”.

No hay comentarios

Dejar respuesta